Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Subestimado en un principio, el caso Maldonado se convirtió en la principal obsesión del Presidente

Subestimado en un principio, el caso Maldonado se convirtió en la principal obsesión del Presidente

Un mes exacto se cumplió ayer de la PASO en la que Cambiemos se consolidó como la fuerza predominante a nivel nacional y demostró ser muy competitiva en el plano bonaerense. Aun perdiendo por mínimo margen esa elección provincial, cualquier análisis político objetivo, exento de fanatismo, concuerda que la performance de Esteban Bullrich, un precandidato de escaso conocimiento en la opinión pública y moldeado especialmente para la ocasión, fue sobresaliente. Poniendo en la cancha un "suplente", el Gobierno le peleó voto a voto el comicio a la más "titular" de toda la oposición, como la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, y se perfila para ganarle la general de octubre, según los primeros sondeos.

Aquel 13 de agosto, ya, un buen número de personas se preguntaba en las redes sociales dónde estaba Santiago Maldonado. Pero la desaparición del joven de 28 años, visto por última vez en Chubut 12 días antes, estaba lejos de ocupar las primeras planas de la mayoría de los diarios y sitios web, y menos aún, de ser un tema trascendente para el Ejecutivo, por esas horas pendiente de la campaña y de que un buen resultado electoral, como sucedió, abriera un horizonte de mejores perspectivas económicas. Incluso promoviendo la investigación judicial, aunque relativizando el accionar de Gendarmería en el operativo en Cushamen, el Gobierno subestimó la desaparición de Maldonado.

El panorama cambió a principios de este mes, el lunes 4, cuando Mauricio Macri se refirió al tema en una breve entrevista que le dio al canal América TV, tres días después de una marcha en reclamo a la aparición de Maldonado que terminó con serios incidentes. Desde allí, el caso pasó a ser el eje central de cada encuentro del Presidente con sus funcionarios. Se decidió sostener a Patricia Bullrich en su momento más crítico, y la defensa enérgica del accionar de Gendarmería dejó de ser tal. Si bien se preservó a la fuerza, por ser parte de la estructura del Ministerio de Seguridad, se apuntó hacia los gendarmes en particular, estrategia que se advirtió claramente en los últimos días, con declaraciones de efectivos que reconocieron, por separado, haberse defendido de las agresiones de un manifestante, con piedras y balas de goma.

A sólo tres días del arranque de la campaña, Macri exige una resolución del caso lo más rápido posible. "Siempre quiso que así fuera, y siempre se trabajó para eso", aseguran fuentes ejecutivas, desactivando toda especulación sobre el impacto político que pueda tener el tema. Sin embargo, puertas adentro en Casa Rosada están atentos a las últimas mediciones que analizan si hubo cambios en el mapa electoral a raíz del caso. Por ahora, para el Gobierno no habría daño, sin alteraciones en los números. Pero a medida que se acerquen las elecciones, creen en Balcarce 50, si el caso sigue sin resolverse y aumenta la tensión, podría haber un costo electoral.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar