Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Sturzenegger en su laberinto: normalizar a la Argentina post-cepo

Imagen de LAURA GARCÍA

LAURA GARCÍA

Editora de Finanzas

0
Sturzenegger en su laberinto: normalizar a la Argentina post-cepo

Los equilibrios siempre son esquivos: arduos pero frágiles. Federico Sturzenegger enfrenta hoy una disyuntiva que pide calibración fina e instintos de entendido. La agresiva suba de las tasas de interés sacó al dólar de la zona de peligro de los $ 16, al punto que hoy ya está abajo de los $ 15. Pero tasas del 38% anual compran tranquilidad cambiaria aunque tienen un costo: contraen el crédito y dilatan la recuperación de una economía convaleciente.


Pero la fuerte absorción de pesos del último tiempo con la colocación de títulos cada vez más cortos recargó al mes de marzo con vencimientos promedio de $ 50.000 millones por semana, una avalancha que deja poco margen para pensar en bajar las tasas. Ayer, incluso, con tasas estables, Sturzenegger se quedó corto: hubo que volcar pesos al mercado. Oportunamente, advirtió que es un momento de transición en el que el foco es el nivel de tasa, aún a costa de desesterilizar.


La fuerte contracción monetaria en su debut fue posible por la inundación de pesos que dejó Alejandro Vanoli tras de sí, con una inyección de $ 65.000 millones sólo a través de Lebac entre septiembre y diciembre. Pero si bien es cierto que la nueva gestión no emitió un peso en enero-febrero para asistir al fisco, el mercado cambiario no está completamente normalizado en esta etapa post-cepo.


Un informe de Macroview consignaba ayer que en el primer bimestre de 2016, la demanda privada de dólares se mantuvo en niveles similares a 2015 cerca de u$s 6.000 millones promedio por mes. E incluso podría subir cuando los importadores ingresen plenamente al mercado si el turismo y el atesoramiento no ceden.

Por el lado de la oferta de dólares casi no creció en el primer bimestre contra los niveles promedio de 2015. "Hasta que la exportación no reviva de verdad y / o el ingreso de capitales no aparezca en serio, posiblemente haya que convivir con presión cambiaria", apuntan. Con presión cambiaria y tasas altas.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar