Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sin reforma política no habrá paridad de género

Imagen de ANALÍA ARGENTO

ANALÍA ARGENTO Editora de Política

0
Sin reforma política no habrá paridad de género

Hace un mes y tres días la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal firmó el decreto 1345 con el que puso en vigencia la Ley 14.848. Estableció así que desde el 2017 todas las listas de candidatos para cuerpos colegiados (Legislatura, Concejos deliberantes y consejos escolares) se repartirán en partes iguales, e intercalados uno a uno, entre hombres y mujeres. Vidal se puso a la par del reclamo de mujeres de otras fuerzas políticas, principalmente de Malena Galmarini, esposa de Sergio Massa y tal vez candidata en una campaña en la que la gobernadora tendrá que poner el cuerpo y plebiscitar su propia gestión. Quedó, sin preverlo, un paso adelante del gobierno nacional que tras las frustradas negociaciones con la oposición se queda sin la reforma política y sin la boleta electrónica para todo el país.

Sobre paridad de género hubo dos proyectos en el Congreso de la Nación. Uno con media sanción que salió del Senado y el otro que recorrió el camino inverso: fue desde la Cámara de Diputados, dentro del paquete de reforma política, hacia la cámara Alta donde se trabó después de una reunión entre gobernadores y senadores del justicialismo la semana pasada.

Las mujeres de la Cámara de Diputados no se resignan. Victoria Donda, que días atrás fue anfitriona de Malena Galmarini en el acto de cierre del congreso de Libres del Sur, prometía ayer empujar el tratamiento de la media sanción que llegó del Senado. Incluso algunos de sus asesores buscaban un atajo en el decreto de convocatoria a sesiones extraordinarias donde el ítem número 4 habilita el tratamiento para diciembre "del Proyecto de Ley por el cual se introducen diversas modificaciones al Código Electoral Nacional".

En el Frente Renovador también piden aprobar el 50/50 en las listas, una bandera que el massismo enarboló en Provincia y quiere hacer flamear a nivel nacional. Parece difícil que Cambiemos le dé esa posibilidad cuando Massa y su equipo presionan para imponer condiciones en un proyecto clave como es la modificación del impuesto a las Ganancias.

Margarita Stolbizer, del GEN, también empuja en ese sentido. Señalaban en su equipo a este diario que tratarán de sacar la ley. Y confían en que en Diputados se puede votar la media sanción que llegó desde el Senado y separada de la reforma electoral. "Pero será necesaria voluntad política para conseguir mayoría calificada porque no hay dictamen de comisión", advertía Stolbizer. La ecuación es posible pero no es fácil: dos tercios de los presentes en el recinto.

Un asesor se esperanzaba anoche: "Hay chances". Y recordaba la sesión del 19 de octubre en el Senado donde la ley de paridad de género obtuvo 57 votos a favor y tan sólo dos en contra. Un dato clave son las dos disidencias: el presidente provisional de la Cámara alta, Federico Pinedo, y el cordobés Ernesto Martínez. Ambos son de Cambiemos.

Aquel texto introdujo el artículo 60 bis en el Código Nacional Electoral y fijó la obligatoriedad de intercalar candidatos de ambos sexos en las listas de legisladores nacionales.

En el Frente para la Victoria también buscan aprobar esa iniciativa mientras lideran la oposición a la boleta electrónica.

En el bloque de Cambiemos, donde muchas diputadas (especialmente radicales como Karina Banfi) militan por la paridad, fueron tajantes: el Gobierno quiere insistir con la reforma electoral, el proyecto propio, y no contempla el tratamiento de la media sanción. Sin eufemismos subrayaban: es todo, o nada.