Miércoles  06 de Noviembre de 2019

Sin espacio para un neokirchnerismo

Sin espacio para un neokirchnerismo

GUIDO LORENZO

Director Ejecutivo de la Consultora LCG.

Un nuevo gobierno comenzará y la ilusión de un cambio de sendero en la economía se hace presente. Luego de dos años de caída del nivel de actividad, el desafío está en poner en marcha la economía.

Sobre este punto es donde los economistas a veces no acordamos. Bajando la tasa de interés y restringiendo el acceso al dólar en un contexto de inflación se traduce en más demanda de bienes y servicios. Está el pesimismo de decir que ello es puramente inflacionario, por otro lado está el optimismo en pensar que eso es fortalecer el mercado doméstico.

La realidad es que uno podría pensar en una combinación de mayor inflación y reactivación del consumo. La economía podría salir del estancamiento en el que se encuentra. El problema es que nuevamente se enfrentaría a la escasez de divisas siempre que el crecimiento esté basado en aumento del consumo y no de las exportaciones por ejemplo o de la inversión extranjera.

Aplicar un plan del estilo populista, en el sentido de ponderar más la situación de corto plazo en relación a los problemas de mediano plazo, encuentra la dificultad en que el punto de partida es realmente malo. No hay lugar para un ‘neokirchnerismo’ que repita la estrategia del 2011-2015.

La inflación se encuentra en niveles críticos. Cualquier política que descuide este frente podría acelerar la misma. De hecho, la evidencia empírica demuestra que a mayores niveles de inflación, mayor es la probabilidad de la misma se instale en un escalón más alto.

Aplicar un plan del estilo populista, en el sentido de ponderar más la situación de corto plazo en relación a los problemas de mediano plazo, encuentra la dificultad en que el punto de partida es realmente malo. No hay lugar para un ‘neokirchnerismo’ que repita la estrategia del 2011-2015.

Una cuestión adicional es que la economía no cuenta con elevado desempleo como en tiempos anteriores cuando se han implementado estas estrategias. La restricción física (de recursos) de la economía podría no estar muy lejos de alcanzarse, lo que presionaría sobre los precios.

Por otro lado, el déficit primario este año terminaría cerca del 0.8% del PBI y la inercia de la inflación del 2019 hace que la actualización del pago de jubilaciones y pensiones en 2020 imponga una carga sobre el gasto.

Convivir con el déficit fiscal no sería un problema, pero el nivel de endeudamiento actual y las dudas acerca de la solvencia de Argentina implica que la brecha sea monetizada o cubierta con suba de impuestos. En el primer caso es algo que a la larga termina generando presiones sobre los precios y el tipo de cambio. En el segundo caso, es algo que difícilmente el sector privado pueda digerir sin conflictividad.

Adicionalmente, es difícil hacer una reestructuración de la deuda donde los acreedores no vean que hay voluntad del sector público por lograr la convergencia fiscal. Por lo que la plata en los bolsillos prometida, difícilmente sea para jubilados y empleados públicos, sino que esos grupos deberán esperar todo lo contrario.

Si el plan del presidente electo es solo bajar la tasa de interés quedan varios interrogantes. El primero es si la economía va a ‘prender’, quizás con tasas negativas en términos reales el dinero se vuelque sólo a demandar dólares en lugar de bienes y servicios. En ese caso, la impaciencia de la sociedad con el cambio de rumbo puede chocar con la realidad de una lenta recuperación.

El segundo interrogante es cómo se conjuga el ajuste fiscal con la expansión del crédito, es decir, cuál pesa más al momento de determinar el nivel de actividad.

Una tercera cuestión es cuánto tiempo puede durar ese plan económico sin que empiece a chocarse con los límites mencionados. Sigue la especulación de nombres e ideas sueltas. Si no se cambia el eje desde esa especulación hacia un diagnóstico de los problemas de nuestro país puede ser que caigamos nuevamente en la improvisación que nos ha hundido en, al menos, los últimos 10 años.

No hay comentarios. Se el primero en comentar
MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN-0,398457,500062,5000
DÓLAR BLUE0,000065,750066,7500
DÓLAR CDO C/LIQ-1,0328-76,3636
EURO0,231765,658565,8925
REAL-0,474114,057214,1077
BITCOIN-3,50968.192,89008.201,0200
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-1,216245,6875
C.MONEY PRIV 1RA 1D-0,881156,2500
C.MONEY PRIV 1RA 7D-0,865857,2500
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000047,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)0,0000150,00150,00
CUPÓN PBI EN PESOS1,73912,342,30
DISC USD NY0,199175,5075,35
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL2,682031.019,6900
BOVESPA-0,2700106.556,8800
DOW JONES0,110028.004,8900
S&P 500 INDEX0,05033.120,4600
NASDAQ0,11008.540,8290
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-0,8440334,5515337,3991
TRIGO CHICAGO0,8951186,3825184,7290
MAIZ CHICAGO-1,0101144,6792146,1556
SOJA ROSARIO0,0000258,0000258,0000
PETROLEO BRENT-1,627262,270063,3000
PETROLEO WTI-1,438056,890057,7200
ORO0,20451.470,30001.467,3000