Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sin CFK, el cristinismo busca un nuevo norte

Fernández de Kirchner denunció el miércoles a Bonadio y a Stolbizer y ayer a la policía metropolitana

Fernández de Kirchner denunció el miércoles a Bonadio y a Stolbizer y ayer a la policía metropolitana

El sincericidio del aún cristinista llegó en medio de una mesa de peronistas que supieron ser kirchneristas como antes duhaldistas y, alguno con más años, incluso menemista. Mezcla de resignación y reclamo: "Me mantuve alineado porque pensé que Cristina iba a conducir. Pero se va al sur y no nos llega ninguna bajada de línea", relató, con cierta desesperación, un asiduo visitante al Instituto Patria, el think tank en el que la ex Presidenta iba a pasar su tiempo fuera del poder. Sin embargo, la ex mandataria entró durante estos meses al inmueble de Rodríguez Peña 80 apenas un par de veces más que a Comodoro Py.

La ausencia de conducción es brutal para un kirchnerismo que, en medio de la habitual incertidumbre de un hermético modelo, siempre supo al menos dónde quedaba el norte: ya fuera Néstor o Cristina. En última instancia, la palabra final tenía un emisor. Hoy ya no. Con la posibilidad cierta de ir presa (ver Página 10), como parte de una persecución política/judicial/mediática desde su óptica, y sin importar los alegatos ya fue condenada, en el núcleo del ex oficialismo justifican su salida del tablero político: "Asoma la cabeza y le aparece una nueva denuncia. Es muy desgastante". Y están al tanto que "hay compañeros enojados". Tampoco su hijo Máximo, hoy también en el sur, tomó el bastón de mando.

Por eso no llamó la atención en el reencuentro del fragmentado PJ bonaerense de la semana pasada, mérito del ministro de Seguridad vidalista Cristian Ritondo, para promover una "municipalización" de las policías locales, la asistencia de intendentes que se reivindican cristinistas, como Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Patricio Mussi (Berazategui), y hasta de legisladores camporistas, como la diputada provincial Rocío Giaccone. A priori se podría suponer que obtuvieron el aval desde El Calafate para volver a sentarse en una mesa con, por ejemplo, el intendente de Lomas de Zamora Martín Insaurralde, efímero diputado que hasta fue acusado de traición al coquetear con el "Judas K" Sergio Massa.

"Conductor se busca", es el clasificado de un PJ para las legislativas del 2017 que, sin la ex Presidenta en tablero, la figura que supo unirlos antes de dividirlos, gravita entre atraer a un revitalizado Massa, lo que sería un triunfo para su devaluado (de dirigentes) Frente Renovador, al ponerlo de igual a igual con el peronismo; y sacar del freezer a Florencio Randazzo. Ambos, casualidad o no, fueron sindicados por el kirchnerismo duro como responsables de sus derrotas, el primero por romper en 2013 y el ex ministro de Transporte por no aceptar la candidatura a gobernador. Pasado, pisado.

En Buenos Aires, territorio clave el año que viene tanto para una eventual recuperación del PJ como para la continuidad del macrismo post-2019, hasta en el cristinismo admiten que tal vez CFK no sea la mejor candidata a senadora.

En su segundo y fugaz regreso (después del recordado primero con un importante acto frente a los Tribunales de Retiro), la ex Presidenta no recorrió el Conurbano, como algunos propios ansiaban.

Y ahora, que volverá para principios de agosto, de nuevo por cuestiones judiciales y no políticas (tiene una mediación con Margarita Stolbizer el 10 pero la diputada pidió adelantar la cita), tampoco está definido si Cristina Kirchner realizará alguna actividad. Además de entrar otra vez a un juzgado.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar