Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Sí a la igualdad de derechos pero, por favor, no deseroticemos a la teta

Es cierto. Sacarse el corpiño de la bikini y enfilar hacia el mar con las tetas al viento es sumamente liberador, hasta podría decir glorioso. Lo probé varias veces en playas solitarias, despejadas de las miradas masculinas voraces y brillantes, e incluso en un lugar más caliente como Cuba, con hombres alrededor alborotados por mi osadía. No voy a pecar de modestia a esta altura de los acontecimientos. Mis lolas fueron y siguen siendo bellas, aun con la marca indeleble que me dejó un cáncer de mama sufrido en 2011. En esos años de dolor, mi vida fue sólo una teta, una teta gigante que lo llenaba todo. Y en algún punto, la enfermedad fue un golpe a mi narcisismo infinito. Pero nunca pudo deserotizar mis pechos.

Está claro que nada de lo que implique a una teta me resulta hoy indiferente. Pero es en el aspecto del erotismo y el deseo lo que más ruido me hizo de la protesta denominada tetazo, por el que un grupo de feministas salieron a reclamar en el Obelisco con los senos sueltos por su "soberanía corporal", tras el retrógrado intento de detención de parte de la policía a tres mujeres que hacían topless en una playa de Necochea.

No voy a concentrarme aquí en lo banal que me pareció la protesta, muy lejos del movimiento de liberación y trascendencia que proponía Simone de Beauvoir. Tampoco es mi intención negar el humor burdo y la cosificación que se hace sobre la mujer desde los medios de comunicación. Lo que disparó las alertas de mi pensamiento fue el pedido de igualdad de estas mujeres con los varones, no por los mismos derechos salariales, laborales, cívicos y hasta morales -con los que comulgo- sino por su deseo de "llevar el pecho descubierto como cualquier hombre".

Pues bien, yo me niego a deserotizar a mis tetas, me niego a que se conviertan en algo tan insignificante como las tetillas de un varón. Y no se trata de minimizar los senos masculinos. Los hay preciosos y viriles. Pero en general, esos pezones no nos provocan en una playa lo que a ellos los nuestros.

En rigor, las tetas de una mujer nunca resultan indiferentes para nadie. Básicamente porque casi todos hemos estado en el lugar del bebe con la teta en la boca. Y lo disfrutamos. Para la teoría psicoanalítica, hay algo más en el amamantamiento que un mero proceso de alimentación. El acto reflejo de succión en el bebé es vital para comer, claro. Pero el flujo de la leche calentita, la mirada y la conexión con su madre también le dan placer. Es común ver ese deleite cuando el niño ya está lleno y agotado, sin hambre pero prendido a la teta como garrapata. Y ese placer es siempre libidinal y sexual. Para no herir susceptibilidades, vale aquí una aclaración.

Lo sexual para el psicoanálisis no está relacionado con la reproducción biológica o la genitalidad. La revolución freudiana consistió precisamente en ubicar a la sexualidad en el sentido del placer. Y en incluir en ese goce a la infancia (un escándalo descomunal para su época). Es por eso que cuando una madre le está dando la teta a su hijo no sólo lo está alimentando; también lo está ’libidinizando’, es decir, también está erotizando el cuerpo del niño, alejándolo de una simple forma biológica y transformándolo en humano. No hay ahí genitalidad pero sí sexualidad porque el bebé obtiene placer a través de su boca, la primera zona erógena por excelencia. Es por eso que la teta de una mujer nunca podrá compararse con la de un hombre.

Pero ahí no se terminan mis argumentos. En épocas de amor líquido y de redes sociales, en dónde todo está tan expuesto y disponible, me asusta pensar que el topless libre, nacional y popular pueda resentir aún más el deseo, que ya viene maltrecho por el stress y la rutina. ¿Cómo hacer que las tetas sigan siendo provocativas en la intimidad de la habitación -o de la cocina, del auto, del ascensor o de dónde mejor le parezca- si pedimos que pasen desapercibidas en una playa? Cualquiera podría decir que esa película ya se vio con los glúteos y el colaless, y sin embargo acá estamos. Es verdad. Pero aún usando un hilo dental como bikini siempre hay algo que se tapa, que se oculta, que se deja para la imaginación. La prohibición incentiva el deseo, dice uno de los más famosos postulados freudianos sobre los que se sostiene la humanidad. Desde el incesto hasta acá. Esa prohibición no es sólo lo que nos diferencia de los animales. Es cultural o, mejor, dicho, estructural, fundante de la humanidad como tal.

¿Podrían vivir los humanos sin límites, sin tabúes, sin que haya algo prohibido? ¿Acaso se imaginan a un ser humano rompiendo todas las barreras y cumpliendo todos los mandatos de su inextricable deseo? A propósito, una imagen se me viene a la cabeza: la de un enorme obeso de 300 kilos tirado en una cama sin poder moverse, satisfecho y pleno después de haberse dado un banquete celestial. La humanidad no sería posible. Es por eso, mujeres, pidan todo lo que se les ocurra sobre la igualdad de derechos con los hombres. Comparto ese reclamo. Pero, en algunas cosas somos diferentes. Por suerte.

Más notas de tu interés

Comentarios17
Eduardo Mario Costamagna
Eduardo Mario Costamagna 13/02/2017 11:11:01

Te felicito. Claridad aportada. Quizás me esté poniendo viejo (62) pero de pudor e intimidad nadie habla?

Alejandro Markarian
Alejandro Markarian 12/02/2017 09:07:14

alborotados por tu osadia , si la mayoria de las europeas en las playas cubanas hacen eso, y te venis a dar de osada, osada para vos.

Fanny Sanchez Perez Martinez
Fanny Sanchez Perez Martinez 11/02/2017 04:53:21

Bueno, a mí me gustan los brazos y antebrazos fornidos de los hombres y no se me deserotizan si los llevan al descubierto.

Juanfra Minetto
Juanfra Minetto 11/02/2017 09:04:41

Por fin una posición no fascista a cerca del tema.

Eva Perez
Eva Perez 11/02/2017 08:31:11

este artículo es como decir que los rostros de las mujeres están deserotizados una ridiculez gigante

Eva Perez
Eva Perez 11/02/2017 08:30:15

las tetas son eróticas aunque todas anden con las tetas al aire

Eva Perez
Eva Perez 11/02/2017 08:29:48

cuantas boludeces se escriben para justificar la represión al tetazo

Milena Zabaletta
Milena Zabaletta 10/02/2017 07:58:14

todos saben sra. que si no fuera por sus tetas estarías escribiendo notitas en el diario de Banfield.

Raul Alberto Caroana
Raul Alberto Caroana 10/02/2017 04:39:38

Muy buena nota.

No va andar y las mismas mujeres lo impedirán. El corpiño hizo la lucha más pareja entre uds. ¨rubenardosain.wordpress.com¨

Ver todos los comentarios