Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Se necesitan buenos resultados para digerir las correcciones a la economía

Con las elecciones legislativas y el inicio de las negociaciones paritarias por delante, el Gobierno se debate entre la necesidad de correcciones y la urgencia de resultados en la economía. El presidente Mauricio Macri agradeció ayer la "comprensión" de la sociedad respecto del camino emprendido por su administración para encarrilar el rumbo económico, pero sabe que el pasado reciente pone a prueba la "tolerancia" que pregona. Y, sobre todo, que se agota el tiempo para que la anunciada recuperación de fin de año, se transforme en un crecimiento palpable en 2017, capaz de preservar el capital político que pondrá en juego en las urnas.

Luego de atravesar un año en el que la inflación superó el 40%, la construcción se hundió un 12,7%, la industria cayó un 4,6%, el consumo bajó un 4,5%, se perdieron puestos de trabajo y retrocedió la actividad, los aumentos que se sucedieron desde el mes pasado (nafta, peajes, prepagas, expensas, etcétera) golpean de lleno en un electorado que aún espera ver cómo el esfuerzo se premia con un mejor presente. Y el incremento en la tarifa de electricidad es un ejemplo de ello.

Si bien es cierto que los cortes de energía no se reiteran en la cantidad y extensión que registraron un año atrás, no son pocos los usuarios que debieron atravesar las fiestas a la luz de la vela o resistir agobiados las altas temperaturas del verano, con la idea de que el aumento no tenía la contraparte de una mejor calidad del servicio.

La falta de inversión hizo estragos y con la quita de subsidios no solo llevará tiempo, sino también más subas en las tarifas recuperar el sistema. Pero como reconoció el propio Macri, ningún aumento es "simpático", fundamentalmente si le suma puntos a la inflación y sirve de base para que los gremios agiten la discusión salarial lejos de la meta del 17% que le reclamó cumplir a sus funcionarios. Alcanzar el objetivo es aún una asignatura pendiente.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar