Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Se fastidió Macri con el gradualismo pero ahora nadie sabe cómo salir

Se fastidió Macri con el gradualismo pero ahora nadie sabe cómo salir

Cada vez hay más personas que dicen haber visto al Presidente muy fastidiado en estas semanas tras su regreso de España. Se entiende la preocupación oficial por la caída en encuestas, también la demora en la reactivación a pleno. Pero se afirma en su entorno que el ánimo presidencial levantó temperatura como nunca se lo había observado hasta ahora.

La sucesión de denuncias judiciales visiblemente politizadas contra su figura y otros funcionarios con el argumento de los conflictos de intereses, por ejemplo, terminaron de convencer al Presidente sobre la necesidad de remover el obstáculo que para su carrera significa la presencia y actividad de la procuradora Alejandra Gils Carbó. Se arrepiente de no haber arremetido contra ella de entrada. Nadie sabe ahora, cómo habrá de lograrlo

También al parecer está molesto con algunos de sus colaboradores políticos, al observar que las recomendaciones de sus gurúes de imagen sobre la conveniencia de presentarse ante la sociedad como un líder del amor y las prácticas zen, terminaron cerca del límite de convertirlo en un Presidente al que se le animan todos.

Si fuera cierto todo lo que cuentan alrededor del jefe de Estado, donde hay que aclarar que cada facción interna le transmite al periodismo la versión interesada, parecería que, en el fondo, Mauricio Macri se está fastidiando con los magros resultados del gradualismo. Pero tampoco tiene claro cómo salir de la trampa, explican los que abonan esta teoría.

Un indicio relevante de lo que está ocurriendo con el ánimo presidencial quedó explícito en el reciente anuncio sobre la apertura del mercado aero comercial. Casi una revolución para una Argentina que viene todavía hoy manteniendo el plan estatista de La Cámpora en la súper deficitaria Aerolíneas. Fue el propio Macri el que encabezó el acto, con el claro objetivo de transmitir que el Gobierno tiene agenda y no se paraliza ante las denuncias, bancando una iniciativa que resulta, además, de las pocas novedades interesantes en materia de apertura de negocios y modernización del país. Aún con el ánimo de colocarse en el centro del ring, también el tono fuerte de su discurso en la Asamblea Legislativa, el gradualismo político y la determinación del Presidente de no confrontar contra la oposición (la externa y la interna), lo obligó a operar a medias. Tuvo que dejar en stand by la propuesta de Avianca, que además era la mejor de todas, dicho sea de paso.

Explica muy bien el periodista Carlos Pagni que hoy el Gobierno perdió la agenda. Es un gobierno tímido, dice. No propone reformas de fondo que rompan los años de estatismo e intervencionismo económico: ni en impuestos, ni en educación, ni en relaciones laborales, ni en comercio exterior. Hasta ahora, la estrategia del Presidente fue evitar los conflictos. Confrontar lo menos posible. Gradualismo político, tanto con la oposición como con la familia judicial. Todo indica que ese paradigma está hoy en franca discusión. "Por hacerle caso a Uds ahora se me animan todos", le recrimina el jefe de Estado a sus asesores en la máxima intimidad.

Uno de los temas que más le apasionan al Jefe de Estado, el fútbol, también atraviesa la crisis del gradualismo y contribuye al mal humor en Olivos. El resultado está a la vista: el fútbol desquiciado, dirigentes presionando al Gobierno por plata y trabando el inicio de los torneos, la televisión imposibilitada de firmar contratos ante semejante caos de conducción.

Siendo un experto en el tema, conociendo a los personajes, y aún con la libertad de acción que otorgaba la ausencia de Julio Grondona en la AFA, también aquí el Presidente eligió el gradualismo. Lo corrieron por izquierda en la campaña electoral y lo obligaron a mantener el disparate de Fútbol para Todos. En lugar de haber intervenido la AFA el primer día de su mandato y presentar denuncias en la Justicia contra todo lo acontecido, Macri confió en su amigo y experto Fernando Marín, para la solución gradual. Nadie sabe hoy finalmente quién financiará el fútbol y crece la presión política en el año electoral. Ahora, haga lo que haga el Gobierno, será criticado.

En materia económica como en el negocio de fútbol, las cosas son más complejas de dar vuelta que en la política. Si el Presidente no quiso aplicar una solución de shock a la gravísima herencia recibida apenas asumió, muy difícil intentar ahora un golpe de timón. Está jugado a que las arengas de optimismo de su ministro Dujovne se cumplan, y que la reactivación se sienta lo más posible cerca de las elecciones.

Pero en verdad, sobre el presente económico y las dificultades a futuro ¿qué tiene que ver Dujovne? El problema del atraso cambiario por el déficit fiscal sin ajuste financiado con deuda en dólares; o la inflación permanente por el ajuste en cuotas e interminable de las tarifas y precios regulados; o el rigor de la política monetaria para reemplazar el gradualismo fiscal; son todos tópicos sobre los que debería responder Alfonso Prat-Gay, no Dujovne. Fue el ex Ministro quien le recomendó al Presidente no hacer el ajuste de shock al asumir, no devaluar la moneda y abrir el cepo de modo de mantener el tipo de cambio igual o más atrasado de lo que lo había dejado Cristina, y demás medidas gradualistas.

Desde luego que la responsabilidad no le cabe a Prat-Gay. Alfonso toda su vida pensó lo mismo en materia económica. No integraba los equipos económicos del PRO. Fue llamado por el presidente Macri porque en la campaña electoral, los gurúes del gradualismo le advirtieron que Carlos Melconian era demasiada afrenta para los progresistas. En particular para los socios del PRO en Cambiemos.

Por evitar una crisis política con sus socios y la oposición al principio de su mandato, eligió el gradualismo. Ahora tiene que evitar que esa decisión le ponga en riesgo la recuperación económica cuando más lo necesita.

Más notas de tu interés

Comentarios24
Nestor Palumbo
Nestor Palumbo 11/03/2017 04:38:37

Como hicieron siempre los peronchos, haciendo un ajuste brutal llevando la pobreza a mas del 50% y después con la re activación que produce ese ajuste bajarla el 20% y aplaudirse todos los días por cadena nacional, sr. Kogan

Cacho Andres
Cacho Andres 11/03/2017 12:31:07

Todo muy bien explicado pero en lo que se refiere a AFA, derrapaste lindo!!! informate que pasaría si lo hace.

victoriaelt Tejada
victoriaelt Tejada 11/03/2017 08:12:52

Echar a todos los empleados publicos,,, pagarles un seguro de desempleo por dos años y bajar asi los impuestos

Adrian LA Monica
Adrian LA Monica 10/03/2017 08:50:36

INTERVENIR LA AFA ???CAMISA DE FUERZA para WILLI.

josebarriorf Barrio
josebarriorf Barrio 10/03/2017 05:08:27

Se lo dijo el Rey, lo que tenga que hacer hágalo ya , después se va a tener que ir si no lo hace.

Carlos Burd
Carlos Burd 10/03/2017 07:09:22

se lo dijo Obama no?

Federico Raingo
Federico Raingo 10/03/2017 01:32:29

Aplaudo la frase: "Cazar dentro del Zoologico". Nunca mejor utilizada. La politica no es facil, y como diria el ex techint Dell´acqua: "cuando laburaba en Techint hacia lo que queria, y ahora salgo en los diarios cada dos dias". Ajo y agua.

Cacho Andres
Cacho Andres 11/03/2017 12:32:52

En realidad, como poder puede... ahora lo que resulta de esa acción es lo que este tipo no explica.

Jose Serbia
Jose Serbia 10/03/2017 09:55:11

macri esta acostumbrado a cazar dentro del zoologico, el cargo de presidente le queda muy grande

Agustin Duarte
Agustin Duarte 10/03/2017 08:28:21

Igual los va cagar a todos , y si se le animan todos mejor

Orlando Casabonne
Orlando Casabonne 09/03/2017 11:28:54

muy buen análisis. excelente.

Ver todos los comentarios