Se apaga la luz amarilla del agro y el caso Lula enciende ahora la de Brasil

Para los analistas que miden y contabilizan cada paso que da la economía argentina, la virulencia de la sequía fue un evento inesperado. Del mismo modo, la recuperación de Brasil fue mayor a lo que pronosticaban los economistas más cautelosos. El Gobierno se aferró a esta ecuación para remarcar que lo que iba a crecer de menos el PBI por un factor iba a ser compensado por el segundo. Lo que empezarán a evaluar de ahora en adelante es si este cálculo puede volverse firme o no.

Los hechos que aparecieron en el escenario son tres: la lluvia apareció y el agro de a poco empezará a recuperar tiempo perdido; China lanzó un disparo letal contra la producción de soja, al imponer aranceles a las compras que hacía a EE.UU. como represalia a las sanciones de Donald Trump, y la detención de Luiz Inacio Lula da Silva abre incógnitas políticas en el país más grande del Mercosur.

Vamos por partes: las pérdidas que causó la seca ya no se pueden revertir y solo sirven para darle oxígeno a la siembra de trigo. Una vez que el campo recomponga su flujo de fondos, también se normalizará el pago de créditos e impuestos, y se podrán retomar los planes de inversión. La jugada de China, por su parte, podría tener un efecto puntual, pero eso no se sabrá hasta que ambos países no definan si van a negociar o a pelear hasta las últimas consecuencias.

La pregunta más compleja es si el caso Lula puede alterar el curso optimista que se generó en torno a Brasil. Si el jefe del PT no es candidato (los analistas ya lo descartan), lo que habrá es más fragmentación en la centroizquierda. Lo que todavía no hay es un candidato que promueva entre la sociedad el deseo de tener un futuro estable en lugar de retornar a un pasado idealizado que quedó hecho pedazos por la corrupción. Michel Temer ejerce un gobierno frágil y su ex ministro de Hacienda, que renunció para postularse, aún no tiene popularidad. La economía irá de la mano de esta apuesta. Los inversores tienen hasta agosto para dar la señal que esperan todos.

Tags relacionados

Más de Columnistas