Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Se acelera el cambio climático

Imagen de ALIETO ALDO GUADAGNI

ALIETO ALDO GUADAGNI Miembro de la Academia Argentina de Ciencias del Ambiente

0

Según la NOAA (National Oceanic and Atmospheric Administration), el 2015 fue el año más caluroso en el planeta desde el año 1880. Se consolida así la tendencia creciente de la temperatura global que viene caracterizando a este siglo XXI, ya que desde el 2011 cada año registra una temperatura global mayor al año precedente.

En 1880 la temperatura global se ubicaba 0,10 grados por debajo del promedio del siglo XX, situación que se mantuvo hasta la década del sesenta, cuando este proceso concluye y se inicia la actual tendencia de creciente aumento de la temperatura global. No es alentador conocer que en el 2015 batimos el récord de temperatura global, ya que su registro llego a ubicarse 0,85 grados por encima de este mismo promedio. Quiere decir que el incremento acumulado hasta el 2015 es de casi un grado C*.

En la COP 21 celebrada en París en diciembre del 2015 las 195 naciones participantes acordaron "mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2C* con respecto a los niveles preindustriales, y proseguir los esfuerzos para limitar ese aumento de la temperatura a 1,5 C* con respecto a los niveles preindustriales, reconociendo que ello reduciría considerablemente los riesgos y los efectos del cambio climático".

Pero no fue una buena noticia constatar que las propuestas presentadas por las naciones participantes de esta COP 21, implican un ascenso de la temperatura casi en el orden de 3 C*, o sea el doble de la deseada meta de apenas 1,5 C*. Nosotros presentamos una propuesta pobre, ya que si todas las naciones nos hubiesen imitado estaríamos en presencia de un aumento previsto de la temperatura en el orden de nada menos que 4 C*. Según el acuerdo logrado en esta COP 21 la reducción de las emisiones de CO2 será fijada por cada país. Estas metas voluntarias serán fijadas periódicamente por cada nación, pero no serán estrictamente obligatorias.

El texto del acuerdo firmado en París no es riguroso, ya que no se determinan acciones obligatorias capaces de reducir de una manera efectiva las futuras emisiones contaminantes. Pero mientras tanto no solo aumentan año a año las emisiones de CO2 sino también la temperatura a un ritmo veloz. Este año el creciente aumento de la temperatura en la tierra y en el mar ya es muy significativo, porque se siguen registrando las mayores temperaturas desde que se llevan registros. La Organización Meteorológica Mundial, preocupada por estos aumentos en enero y febrero, ahora nos alerta : "Entramos en territorio desconocido a una velocidad aterradora".

Lo que se decidió en París no fue muy positivo, ya que las carencias en los acuerdos logrados en la COP 21 fueron muchas, por esta razón la Agencia Internacional de Energía pudo afirmar que "El rumbo del viaje está cambiando, pero el destino todavía no son los 2 grados". Mientras tanto la temperatura del planeta sigue aumentando sin cesar por la creciente utilización de combustibles fósiles y la deforestación. Necesitamos otra agenda energética, basada en energías limpias asociadas con una mayor eficiencia energética, es decir menos contaminación por unidad de bienes y servicios producidos.