Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Scioli: bajo perfil, aspiraciones intactas y ¿reconciliación en puerta?

Scioli: bajo perfil, aspiraciones intactas y ¿reconciliación en puerta?

“Es una ecuación estratégica”. Así definen en el entorno de Daniel Scioli la decisión del ex gobernador y candidato a presidente del kirchnerismo de bajar el perfil y desaparecer temporalmente de la escena mediática, aunque sus aspiraciones políticas más inmediatas, esto es, encabezar la candidatura a senador nacional por el peronismo el año próximo, aseguran, siguen intactas.

Tras la derrota en el balotaje que llevó a Mauricio Macri a la Presidencia y un tiempo de “duelo” prudencial que se tomó para digerirla, el ex candidato del FpV se instaló en las oficinas de la Fundación DAR (el think tank que utilizó para la campaña 2015) para monitorear los primeros pasos del gobierno de Cambiemos y donde buscó mostrarse como el referente de “la otra mitad”, ese 49 por ciento que no votó al actual gobierno en la segunda vuelta electoral y se quedó con las manos vacías: “Defiendo al 49% que no votó el cambio”, solía repetir en los primeros meses de la gestión de Cambiemos.

En el epílogo del verano, el ex candidato a presidente por el Frente para la Victoria se mostraba todavía alineado con el kirchnerismo y sostenía que “de ninguna manera hubiese tomado las mismas medidas” que llevó adelante Macri, como la devaluación que le siguió a la salida del cepo cambiario, el aumento de tarifas o los despidos de los “ñoquis” del Estado heredados de la gestión kirchnerista.

Sin embargo, tras el escándalo de los bolsos millonarios de José López, ex secretario de Obras Públicas y funcionario emblemático del kirchnerismo, su voz dejó de escucharse. Una de sus últimas apariciones fue a través de un tuit con el que se sumó a los festejos del triunfo del peronista Juan Manuel Llamosas, intendente electo de Río Cuarto, alineado con Juan Manuel De la Sota y el gobernador Juan Schiaretti.

También utilizó las redes sociales para solidarizarse con los trabajadores de Tiempo Argentino, luego del episodio de violencia causado por el ingreso a la fuerza de una patota para desalojar a los periodistas que hoy autogestionan ese matutino. Pero su voz tampoco se escuchó.

Es que la captura in fraganti de José López tirando bolsos cargados de dólares en un convento de General Rodríguez significó un golpe muy duro para el kirchnerismo y también para la dirigencia peronista en su conjunto.

Hubo un comunicado del justicialismo condenando el hecho, pero la palabra de Scioli, vicepresidente del partido, brilló por su ausencia. Tampoco se lo escuchó hasta ahora emitir opinión sobre las vicisitudes judiciales que padece la ex presidenta, procesada por el dólar futuro y denunciada por asociación ilícita en las causas Hotesur y Los Sauces.

“Hace por lo menos cinco meses que no tiene diálogo con Cristina”, afirman cerca del ex gobernador.

“Por ahora, Scioli decidió estar al margen, pero sigue activo, con su rutina, detrás de la coyuntura, mientras mantiene reuniones diarias con dirigentes políticos, intendentes del PJ, empresarios, sindicalistas... Hace un seguimiento minucioso de los temas legislativos y tiene diálogo permanente con los legisladores del peronismo”, repiten sus asesores.

Entre sus interlocutores cotidianos se encuentran la diputada Cristina Álvarez Rodríguez, el jefe del bloque de senadores Miguel Ángel Pichetto, su par Juan Manuel Abal Medina, el presidente del PJ José Luis Gioja y el ex intendente de La Matanza Fernando Espinoza.

Allí es donde Scioli pretende reunir apoyos y sentar las bases que le permitan alzarse con la candidatura a senador nacional por el PJ el año próximo e, incluso, aunque contesta con evasivas cuando alguien le plantea en privado si volvería a intentar ir por la Presidencia en 2019, no descarta nada y repite: “Miren a Lula. Afrontó varias derrotas electorales hasta que logró llegar al Planalto”. Y recuerda ante quien quiera escucharlo que el balotaje de noviembre pasado lo dejó a apenas a dos puntos de convertirse en presidente de los argentinos.

La comparación con el ex mandatario brasileño, un ex sindicalista proveniente de la izquierda, no parece del todo atinada, más teniendo en cuenta el momento difícil que atraviesa hoy Lula Da Silva, complicado por el escándalo de corrupción que le costó la Presidencia a Dilma Rousseff.

Para colmo de males, el ex gobernador fue denunciado por Lilita Carrió por “defraudación al Estado y lavado de dinero”, una acusación que en el entorno de Scioli minimizan y vinculan con la competencia por la senaduría bonaerense de 2017.

Por cierto, Scioli sigue apostando a la unidad del peronismo para enfrentar las urnas el año que viene y volver a poner al PJ como alternativa de poder en 2019: “Necesitamos una alianza electoral amplia donde estén todos, incluso los kirchneristas y La Cámpora”, resume uno vocero que lo frecuenta en la Fundación DAR. “Hay un electorado residual (kirchnerista) que está ahí y busca quién lo represente”. Está por verse si será Scioli quien se quede con esa representatividad en disputa, claro.

Hay quienes creen que sí. De hecho, días atrás, la consultora Hugo Haime y Asociados dio a conocer una encuesta realizada en el Conurbano bonaerense sobre el voto a senador nacional en la Provincia que mostró un empate técnico entre los que encabezan la lista de favoritos: Scioli y Massa.

Según ese estudio, el líder del Frente Renovador tiene un 26,6% de intención de voto, mientras que el 26,4% elegiría a Daniel Scioli, como representante del Frente para la Victoria.

En privado, el ex motonauta también es muy crítico con el gobierno macrista por el tarifazo energético, aunque dice no querer salir a machacar públicamente sobre el tema para no ser “tildado de oportunista”. Un tiro por elevación a Massa, quien sí le envió una carta al Presidente pidiéndole que suspenda el aumento de tarifas y se encargó de hacerlo público. El tigrense es un eventual contrincante de Scioli en la pelea por los senadores por la provincia de Buenos Aires, donde aparecen también los nombres de Carrió, Florencio Randazzo y hasta la propia CFK.

“El Gobierno se manejó mal con las tarifas. El aumento debió haber sido gradual”, insiste Scioli en las reuniones que mantiene asiduamente con dirigentes y empresarios.

Otra novedad tiene que ver con su intimidad. Después de que este verano se conociera la noticia (que en realidad era un secreto a voces) de su separación de Karina Rabolini y trascendieran supuestos romances de ambos, hoy sobrevuelan rumores de reconciliación. Ya se habla, incluso, de un eventual regreso de la ex modelo y empresaria a Villa La Ñata.

“Karina nunca se fue. Siguen conviviendo, no sé si bajo el mismo techo, pero al menos en el mismo terreno”, confió en off the record un colaborador. Un juego de ambigüedades que alude a la particular relación que los une.

Con las elecciones a la vuelta de la esquina, ¿habrá plan de reconciliación en marcha?

Resta esperar que Scioli rompa su autoimpuesto silencio para saberlo mayor con certeza.

 

Más notas de tu interés

Comentarios2
demian baus
demian baus 13/07/2016 05:41:40

Dejando el dibujo de Haime de lado, Massa pone a randazzo dentro del PJ y Macri a scioli. de manera de diezmar. Asi ambos dirigentes nacionales SM y MM ponen un pie dentro del partido legendario

Jorge Walter Friedrichs
Jorge Walter Friedrichs 13/07/2016 04:50:28

fIJATE CÓMO LA GENTE LO TIENE EN CUENTA A scioli QUE NO HAY UN SÓLO COMENTARIO A ESTA NOTA, QUE MAS " A MEDIDA " NO PUEDE SER.