Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

San Martín, Perón, Illia, Borges y el Papa, estrellas de la Encuesta del Bicentenario

Los aniversarios siempre son una gran ocasión para mirarnos en retrospectiva. Y mucho mucho más si es la Argentina la que cumple 200 años como país independiente. Por eso, en El Cronista elegimos para celebrar la realización de una gran Encuesta del Bicentenario en la que invitamos a nuestros lectores y amigos a seleccionar a los 20 argentinos más destacados en diferentes rubros de la historia. Y el resultado nos produjo una enorme satisfacción. Más de 4.000 seguidores ingresaron a cronista.com (o a través de nuestras redes sociales) para expresar sus simpatías o su animadversión a los protagonistas de estos dos siglos. Eligieron a los mejores y a los peores. A los más honestos y a los menos confiables. A los que dejaron su legado de construcción y a los que contribuyeron a nuestra decadencia. Algunos registros podrán gustarnos más y otros menos pero los 20 nombres que hoy publicamos constituyen una fotografía arbitraria de cómo nos vemos.

Entre los resultados más previsibles y contundentes, José de San Martín sacó buena ventaja entre los próceres; Arturo Illia arrasó como el más honesto y Jorge Luis Borges fue imbatible como el intelectual más influyente de nuestra historia. Con menos holgura, Juan Domingo Perón aventajó a Raúl Alfonsín como el líder político más destacado en tiempos de democracia. Arturo Frondizi pudo imponerse como el mejor presidente del mismo modo que su alter ego e ideólogo del desarrollismo, Rogelio Frigerio, logró sacar ventaja como el dirigente que más hizo por la economía.

No sorprendió que Jorge Rafael Videla, el jefe de la dictadura militar más feroz, fuera considerado el personaje más nefasto de estos dos siglos ni que su ministro de economía, José Alfredo Martínez de Hoz, fuera elegido el dirigente que más perjudicó económicamente a la Argentina. El paso reciente y polémico por el poder perjudicó excesivamente al kirchnerismo. Cristina superó como peor presidente a Isabel Perón y a Fernando De la Rúa, mientras que Néstor Kirchner fue castigado como el dirigente que más favoreció la corrupción, por enci ma incluso de Cristina y de Carlos Menem.

El tango tuvo dos premios. Carlos Gardel fue considerado el mejor artista de la historia y Astor Piazzolla el músico más determinante, por encima de Discepolín y de Charly García. Diego Maradona aventajó a Lionel Messi en el duelo mítico de los de portistas y el premio Nobel que le concedieron en tiempos de la dictadura fue clave para que Adolfo Pérez Esquivel superara al fiscal Julio César Strassera como el referente más destacado de los derechos humanos. Paolo Rocca fue elegido el empresario más importante por muy pocos votos que lo separaron de Goyo Pérez Companc y de Torcuato Di Tella.

En cambio, Eduardo Escasany sacó una diferencia más holgada como el banquero más influyente.

El éxito en Página 12, la radio y la TV impulsaron a Jorge Lanata como el periodista más importante en dos siglos, por encima de dos emblemas como Bartolomé Mitre (fundador de La Nación) y de Rodolfo Walsh, desaparecido durante los días del terrorismo de Estado. El Papa Francisco fue otro de los que lograron un respaldo contundente entre los 4029 votantes que lo eligieron como el referente religioso argentino que más alto llegó.

Los detalles de la gran Encuesta del Bicentenario, diseñada por el equipo de Marketing a cargo de Nerina Barros, se publican hoy en el Suplemento 3Días de 24 páginas que editaron las periodistas Micaela Pérez y Giselle Rumeau.

Veinte firmas de primer nivel, desde Ernesto Sanz a Facundo Manes, de Victoria Donda a Federico Storani, de Rosendo Fraga a María Sáenz Quesada, trazan los perfiles de estos argentinos que han sabido ganarse con esfuerzo, con talento y también con equivocaciones históricas, un lugar de privilegio en el altar profano e incandescente de la Argentina.