U$D

Dólar Banco Nación
/
Merval

Salarios: ¿cómo reaccionará el Gobierno ante meses muy duros?

JULIÁN DE DIEGO

JULIÁN DE DIEGO Profesor de Derecho del Trabajo y Director del Posgrado UCA

Ver más notas del autor
1
Salarios: ¿cómo reaccionará el Gobierno ante meses muy duros?

Por tercera vez en lo que va del año se cambian las metas de inflación y por ende se alteran las pautas salariales, que comenzaron con un estimado ideal del 8% al 12%, se desplazaron al 15% y al 20%, y ahora ya treparon al 25%, unido a la cláusula de revisión en enero del año que viene o en el mes en el que se trasponga el acuerdo salarial por el IPC del Indec.

La estanflación se profundiza, con caída de los niveles de actividad, que de un modo u otro implicarán reestructuraciones, y se esperan tres meses difíciles en lo que hace a la inflación, sin que ceda hasta avanzado 2019.

El curso de la inflación nos sigue haciendo sufrir una mala pasada, y las negociaciones salariales, aún las mejor intencionadas han quedado obsoletas frente a las proyecciones que hacen los expertos del índice final de 2018.

La realidad obliga a volver a modificar la pauta, ahora instalada en el 25% para las negociaciones pendientes. Quedan dudas, sobre la posible inclusión por vía del fast track de un adicional nuevo del 5% a los que no han alcanzado el nuevo tope, como lo hizo ya el decreto 508/2018.

A su vez, el Ministerio de Trabajo homologará acuerdos ya firmados de aumentos de salarios con prestaciones no remunerativas hasta el 9 de agosto según del decreto 633/18.

Se sabe que desde esa fecha no aceptará acuerdos con estas prestaciones, lo que significa que los existentes habrá que transformarlos a su vencimiento, y que los nuevos solo admitirán aumentos salariales con prestaciones remunerativas, adicionando a ello todos los costos de su literal "blanqueo".

Los costos referidos son aportes y contribuciones y la incidencia laboral de las prestaciones que deberán calcularse a los fines de las licencias pagas, los adicionales, las horas extra, el aguinaldo y las indemnizaciones.

Sin perjuicio de que la iniciativa contribuye a la transparencia de esas prestaciones, también eleva considerablemente el costo laboral y le resta medios de defensa temporarios a los empleadores. El impacto de los nuevos costos será un nuevo factor negativo dentro del frente empresario que se encuentra seriamente comprometido con deudas impagas de proveedores, del fisco, y de los entes recaudadores de la seguridad social, y que ahora puede afectar el pago en tiempo y forma de salarios devengados.

En rigor, siguen habiendo inconsistencias que son causa del proceso actual que sumadas se auto-potencian entre sí. La devaluación, el incremento de las tarifas, el déficit fiscal, el incremento del gasto público, la especulación financiera, las altas tasas y la pérdida del crédito, la presión fiscal inaudita, generan sacrificios y daños irreparables en empresas de todo tipo y naturaleza, con contadas excepciones.

En los cinco meses que restan del año se resolverán dos temas que están pendientes.

El primero es el de las cláusulas de revisión, que reemplazaron a las cláusulas gatillo utilizadas durante las negociaciones de 2017. Hay de dos tipos, unas que se activan después de fin de año una vez que se conozca el IPC completo del Indec de 2018.

Otras se activan ni bien el acuerdo salarial pactado entre el sindicato y las entidades empresarias se vean superadas por el IPC del Indec, y en algún caso, por un índice combinado entre el oficial y otros generados por institutos privados.

El segundo tema a considerar será cómo enfocará el Poder Ejecutivo la situación que se plantea de aquí en más, cuando la inflación supere el 20% actual de la pauta oficial. Recordemos que a partir del comienzo del segundo semestre se estableció la pauta salarial del 15%, y que en el mes pasado se conoció a través del Boletín Oficial el decreto 508/18, que incorporó un 5% adicional de adhesión voluntaria, a aquellos que habían firmado.

Serán cinco meses muy duros, donde el empleo estará petrificado, habrá reestructuraciones, la economía estará planchada, y no se producirán reacciones importantes que mejoren el futuro. Serán meses cruciales en el plano social y será también fundamental ver de qué manera reaccionara frente a las necesidades el Poder Ejecutivo.

Comentarios1
Ricardo Nandin
Ricardo Nandin 02/08/2018 10:18:51

reacciona como hasta ahora lo viene haciendo el gobierno...para el o....!

Más notas de tu interés