Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Regalo de despedida de la gestión Obama a la Argentina de Macri

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico

0
Regalo de despedida de la gestión Obama a la Argentina de Macri

Si fue recibido por los principales ministros del gabinete de Mauricio Macri, está claro que no es un personaje secundario del gobierno estadounidense. Michael Froman, cuyo cargo formal es el de Representante Comercial de Estados Unidos, tiene rango ministerial, aunque su nombre no lo indique. Atrae poco a los flashes, pero es en los hechos la máxima autoridad de su país en materia de comercial internacional. Ayer le anticipó a los funcionarios locales que la administración Obama está dispuesta a dispensar un gesto de despedida importante para la Argentina: la reincorporación al Sistema General de Preferencias.

El visitante dijo que están dispuestos a revisar esta decisión, aplicada en 2012 por el incumplimiento de la administración Kirchner a los fallos del Ciadi contra empresas estadounidenses. El SGP es un programa que dispone rebajas en los aranceles que deben tributar las exportaciones. El objetivo es beneficiar a países en desarrollo, con el fin de incentivar el empleo y la economía local.

Para los exportadores argentinos, esta medida sería equivalente a una mejora indirecta del tipo de cambio, lo cual favorecerá también su inserción comercial en EE.UU. El beneficio lo sentirán productores regionales (vinos, quesos, maníes, frutillas, entre otros) y de productos químicos. En el camino, hay otras decisiones ya anticipadas, como la apertura a la venta de carne y de limones, que consolidarán el actual contexto de recomposición comercial entre ambos países. La generosidad de la Casa Blanca solo será real si gana Hillary Clinton. Su contrincante, Donald Trump, tiene una agenda muy distinta a la que necesita Mauricio Macri. La incertidumbre sobre esta promesa terminará en pocas horas más.