Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Reforma de Ganancias: las indemnizaciones no deberían tributar

JOSÉ LUIS CETERI Contador y profesor universitario

3
Reforma de Ganancias: las indemnizaciones no deberían tributar

Desde hace 15 días, el Poder Ejecutivo, los Gobernadores y el Congreso están discutiendo sobre el Impuesto a las Ganancias. El motivo es porque el aporte que hacen los trabajadores y los jubilados, a los que se les efectúan mes a mes retenciones impositivas, tiene “supuestamente” mucha importancia a la hora de mirar el abultado déficit fiscal que tiene actualmente el Estado.

Entonces, la pregunta que cabe es si este problema que comenzó a influir a partir del año 2003 ampliándose, año tras año, la cantidad de personas que comenzaron a sufrir este tributo y a las que antes no les llegaba, no pudo solucionarse por descuido o porque hubo una decisión manifiesta para que ello ocurra. Los salarios fueron subiendo nominalmente, año tras año, pero las deducciones personales no fueron acompañando esos aumentos y las tablas que se utilizan para hacer el cálculo siguen sin modificaciones desde el año 1999. Ahora estamos en un verdadero “laberinto tributario”, hecho impensado años atrás, creyendo todos que el salario (precio del trabajo) tiene que solucionar los problemas que tiene la economía del país. 

Una de las aristas de este problema, es la "gravabilidad" que tienen diferentes indemnizaciones que se liquidan en el momento de producirse las desvinculaciones laborales, que son consideradas como ganancias en lugar de tratarlas como lo que son: “indemnizaciones”. En las desvinculaciones laborales los empleados tienen que pagar el impuesto a las ganancias, a pesar de que en ese momento se extingue la fuente que produce los beneficios. Pagan la mayoría de las indemnizaciones que se cobran, incluso sin considerar que significan, en realidad, un resarcimiento y no una renta.

En términos impositivos, no es lo mismo una renuncia, que un despido o un acuerdo de desvinculación celebrado en el Ministerio de Trabajo, a pesar que la verdadera causa en muchos casos, en la práctica, sea la misma. Sin embargo, el límite marcado por la ley poco a poco lo va corriendo la justicia y luego la AFIP. Eso ocurrió, por ejemplo, con el tratamiento fiscal de algunas indemnizaciones agravadas establecidas en la ley de Contrato de Trabajo, en donde los fallos de algunos tribunales e incluso de la misma Corte Suprema de Justicia se inclinaron por la exención de esos conceptos en el Impuesto a las Ganancias. Haciendo una reseña de las implicancias impositivas que tienen las desvinculaciones laborales, a continuación se resume lo que dice la ley y los últimos fallos más contemplativos de la justicia:

Qué dice la ley:

La ley de Ganancias (20.628), establece en su artículo 20 que se encuentra exenta del pago del impuesto lo que el empleado cobra por indemnización de despido, del rubro antigüedad. También, están exentas las indemnizaciones que se perciben por incapacidad o muerte del trabajador, producidas por accidente o enfermedad. La desgravación se limita a lo establecido en la ley 20744 referida al tope del cálculo indemnizatorio. La norma no incluye expresamente en la exención a las demás indemnizaciones que se pagan al rescindirse el contrato: por ejemplo: la falta de preaviso, las vacaciones no gozadas ni la integración del mes de despido. También debe pagar, según la ley, el aguinaldo proporcional liquidado en los casos de desvinculación, y las gratificaciones por jubilación o renuncia, como lo que se percibe durante las ausencias por enfermedad. En resumen paga impuesto casi toda la “liquidación final”.

Qué dice la jurisprudencia:

Sin embargo, la justicia en muchos casos avanza más rápido que el texto de la ley. En el fallo “Cuevas Luis Miguel C/ AFIP”  la Corte hizo lugar al reclamo de un trabajador para que no se le cobre el impuesto a las ganancias sobre la indemnización por estabilidad gremial que percibió en el momento del despido. El fundamento es que la misma carece de periodicidad y permanencia de la fuente necesarias para tener que pagar el tributo, ya que se cobra como consecuencia del cese laboral.

Otro fallo del Tribunal Superior, “De Lorenzo, Amelia c/ DGI”, confirmó que la indemnización agravada por embarazo tampoco debe pagar ganancias, a pesar de no estar literalmente previsto en la ley, contrariamente a lo que interpretó la AFIP  – en el dictamen 43/00 (DAT) – sobre que debería estar alcanzada impositivamente.

Otro caso es el de los trabajadores despedidos que están fuera de convenio colectivo, porque como consecuencia del fallo de la Corte “Vizzotti, Carlos c/ AMSA SA”, se les extendió la exención impositiva al monto de indemnización por despido que surge considerando la base de cálculo de la antigüedad del 67% por cada año de servicio. La interpretación surgió por el dictamen número 160.978 de la Dirección General de Asuntos Jurídicos del Ministerio de Economía, conformado por la Subsecretaría de Ingresos Públicos. También en este caso, la AFIP a través del dictamen  DAT 57/02 tenía un pronunciamiento diferente.

Por otro dictamen de la AFIP (72/02 – DAL) se interpretó que el importe abonado a una persona en caso de un despido “consensuado” o por mutuo acuerdo, previsto en el artículo 241 de la ley laboral, hasta el monto que debería pagarse como indemnización por despido no tributa ganancias. El mismo tratamiento tiene el importe abonado en concepto de gratificación por retiro voluntario, que a pesar de no encontrarse la exención en la ley, por un dictamen de la AFIP (66/00 -DAT) no se encuentra gravado.

En el mismo sentido, la licencia por maternidad que percibe una trabajadora en ese período, al constituir salario familiar no tiene que incluirse en la retención del impuesto (Dictamen 133/01 AFIP-DAL). 

En esa dirección, según la doctrina, otras indemnizaciones exentas serían las agravadas por matrimonio y la que se abona por finalizar el período de excedencia.

En cambio, hay que pagar ganancias por la indemnización que se abona por clientela a los viajantes de comercio. 

La Corte Suprema de Justicia de la Nación en el fallo “Negri, Fernando Horacio c/EN AFIP-DGI” (15/07/2014), sostuvo que el pago por dicho concepto no está alcanzado por el mencionado tributo por cuanto tal gratificación carece de la periodicidad y permanencia de la fuente productora de la renta.

Opinión de la AFIP:

Mediante diversas Circulares, la AFIP se pronunció de la siguiente manera:

Circular 3/12: los pagos realizados en concepto de indemnización por estabilidad y asignación gremial, como asimismo, por despido por causa de embarazo del Artículo 178 de la Ley de Contrato de Trabajo, no se encuentran alcanzados por el impuesto a las ganancias.

Circular 4/12: en los despidos de personal que se encuentra fuera de convenio lo que se abone de indemnización, teniendo en cuenta en su cálculo el 67% de su haber mensual, se encuentra exento en Ganancias. El excedente está gravado.

Circular 4/16: el pago realizado en concepto de gratificación por cese laboral por mutuo acuerdo —establecido en el Artículo 241 de la Ley de Contrato de Trabajo—, no se encuentra alcanzado por el impuesto a las ganancias.

Como se puede observar, el problema del Impuesto a las Ganancias en los sueldos no se limita únicamente a la cuestión del mínimo no imponible y a las tablas de cálculo.

Más notas de tu interés

Comentarios3
Jorge León
Jorge León 17/01/2017 09:48:32

Todos deben ser sujeto imponible pero todo el consumo deducible.Así de fácil se termina la economía en negro, corrupción y narcotráfico. Pero... quien tira la primera piedra...

Alvaro Ceferino Rojo
Alvaro Ceferino Rojo 17/12/2016 08:37:15

Muy bueno por fin alguien que escribe sobre lo mal legislado que esta este tema y simplificándolo simplemente al minimo no imponible y enfocándolo únicamente también del punto de vista salarial y que también debe considerarselo del autónomo

Marcel Schlutt
Marcel Schlutt 17/12/2016 05:43:37

Soy hombre heterosexual pero Axel Kicillof es un demasiado hermoso, me vuelve loco, me encantaría hacerle el amor. Me he masturbado mil veces pensando en él pero si lo agarro por la calle cometería un crimen porque lo rapto.