¿Qué hizo Vicentin con los préstamos de Banco Nación?

La intervención del Estado nacional a la empresa Vicentin es oportuna y necesaria como un caso excepcional, ya que la cerealera venía por un peligroso camino de quiebra poniendo en riesgo no solo el cobro de sus deudas, sino también la situación de miles de productores rurales.

Entiendo que, en paralelo, hay que investigar adonde fue a parar la plata de los créditos bancarios que recibió Vicentin y aclarar la situación a todos los productores que fueron perjudicados.

Debe considerarse que en casos excepcionales, como el mismo presidente Alberto Fernández puntualizó sobre esta iniciativa, el Estado no puede permanecer como mero observador y menos cuando es principal damnificado de las acciones de insolvencia de la empresa Vicentin es el propio Banco Nación.

Hay un verdadero tendal de deudas a miles de productores y chacareros además de bancos estatales y privados, con un estado de convocatoria y con una situación al borde de la quiebra.

En síntesis, una empresa que evidentemente estaba muy mal administrada y que por esas razones expuestas debe investigarse cómo recibió créditos millonarios del Banco Nación sin acreditar respaldos de solvencia.

Adscribo a la idea de soberanía alimentaria como concepto y fundamento para resolver esta intervención que en el ámbito institucional de nuestro parlamento será debatida por los representantes del pueblo y estoy absolutamente seguro que quedará probado que no hay un ataque a la propiedad privada, ni una manifestación de chavismo, como sostienen algunos sectores que quieren llevar al plano de la confrontación política este candente tema.

Estoy absolutamente de acuerdo con la iniciativa presidencial en el caso específico de Vicentin y considero que, de materializarse la estatización, se debe proceder a la integración de un Directorio donde se puedan incorporar representantes de pequeños y medianos productores que fueron perjudicados por este accionar erróneo de la empresa cerealera, tal como propuso el ex presidente de la Federación Agraria, Eduardo Buzzi.

Una expropiación debe tener en todos los casos una finalidad de beneficio para la comunidad, como ocurre cuando expropiamos predios para escuelas, hospitales, rutas u obras de infraestructura o incluso de establecimientos agrícolas, como se dio al inicio de la democracia con el campo El Albardon, por iniciativa y el voto positivo y unánime de los legisladores bonaerenses de la UCR.

Tags relacionados
Noticias del día