Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Por qué Macri jugó a permitir el triunfo del FpV

Por qué Macri jugó a permitir el triunfo del FpV

A contramano de todo lo que dijeron sus líderes en las últimas tres semanas, Cambiemos finalmente ofició de árbitro esta madrugada en Diputados y facilitó que el proyecto para reinstalar la doble indemnización se convierta en ley, para que inmediatamente después el presidente Mauricio Macri pueda vetarlo.

Con sus 90 abstenciones, el oficialismo le dio la victoria a las bancadas que habían intentado sin éxito aprobar el mismo proyecto la semana pasada: el PJ-Frente para la Victoria (PJ-FpV), el bloque Justicialista, el Frente de Izquierda, y el interbloque Progresistas, además de Héctor Daer y Omar Plaini. Además, ya sin alternativas ante la encrucijada, el Frente Renovador también se sumó a los votos positivos.

El giro sorpresivo en la postura oficial, que comenzó a tomar forma a comienzos de esta semana, desembocará en el veto presidencial. Y, al menos en parte, ese resultado explica el fuerte viraje en la estrategia del macrismo, que implica además otras aristas políticas:

Con el veto, el Gobierno pretende dar por cerrada la discusión sobre el nivel de despidos  y correr el tema de la agenda, esperanzado en que los anuncios oficiales retomen centralidad y le permitan recobrar la iniciativa política, golpeada en las últimas semanas por el peronismo

En línea con esa mirada, el oficialismo jugará fuerte en los próximos días a instalar que la discusión por el empleo fue en realidad producto de la interna del peronismo, lo que le impidió a Cambiemos alcanzar un consenso. Ayer. el jefe del bloque PRO, Nicolás Massot, puso en práctica ese argumento: “No pudimos prosperar con el diálogo y observamos que lo que se está jugando es la interna del peronismo. Nuestra opción es sustraernos del debate y dejar que esa pelea se dirima entre los dos sectores que pujan”, definió.

Además, permitiendo que se apruebe el proyecto del PJ-FpV, Macri sigue eligiendo polarizar con su mejor enemigo, el kirchnerismo, y le arrebata a Sergio Massa el momentum político que el tigrense había comenzado a vivir el jueves, cuando por la ausencia de su bloque, el PJ-FpV fracasó en el intento de formar quórum. En apenas 48 horas, Massa pasó de la posibilidad cierta de sumar al kirchnerismo (que ante otra eventual derrota evaluaba apoyar el texto del Frente Renovador, que además de instaurar la doble indemnización, contempla beneficios fiscales para Pymes) a ser el gran perdedor de esta disputa política.

Por otra parte, habiendo pasado tanto tiempo entre el inicio de la discusión y el veto (que probablemente se firmará el viernes), la Casa Rosada tuvo espacio para operar sobre sindicatos, gobernadores e intendentes y enfriar la amenaza de un paro general impulsado por las cinco centrales obreras en contra del veto presidencial.

Esa es la lectura oficial que convenció a Cambiemos de facilitar la aprobación de la ley del PJ-FpV. Las próximas horas dirán si es acertada.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar