Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Qué esperar para el oro y las compañías mineras

Qué esperar para el oro y las compañías mineras

Desde comienzo de año la mayoría de las materias primas han sabido recuperar importantes posiciones como el caso del petróleo el cual avanzó cerca de un 97%, pasando de 26 dólares hasta los 51 dólares, y que actualmente se encuentra en un 65% por encima de tales mínimos.

La soja también mostró un avance interesante y actualmente cotiza un 21% por encima de los pisos de comienzo de año. Si se toma índices de referencia de mercados agrícola como el PowerShares DB AgricultureFund (DBA) vemos que este ha alcanzado un 18% de recuperación desde los pisos de comienzo de año y actualmente se ubica un 8% en lo que va del año. Y si tomásemos como referencia al índice de commoditiesPowerShares DB CommodityIndex Tracking Fund (DBC)  podríamos ver que el mismo ha logrado avanzar un 32% desde los mínimos de comienzo de 2016 y actualmente se encuentra un 22% en lo que va del año

En definitiva la mayoría de las materias primas ha sabido recuperar importantes posiciones y en general los commodities se ubican por encima de los mínimos de comienzo de año.

Sin embargo, uno de los activos que mayor atención acapara dentro del mundo de las materias primas es el oro, pese a que no existe un consenso generalizado sobre en qué categoría ubicar al metal precioso ya que es un hibrido entre materias primas y moneda como reserva de valor ante procesos inflacionarios.

De todos modos vemos que este activo ha logrado recuperar importantes posiciones luego de años de mala racha que desde 2011 el oro perdió cerca de un 45% de su valor, pasando de 1920 dólares la onza hasta los 1045 dólares la onza a comienzo de este año y, junto con el resto de las materas primas, el metal precioso supo recuperar importantes posiciones regresando a niveles de 1340 dólares la onza y subiendo un 26% hasta  los valores actuales.

De la mano de la suba del oro vemos que uno de los mayores beneficiados de tal avance han sido las acciones de compañías mineras agrupadas en el índice MarketVectors Gold Miners(GDX) y el cual cotiza hoy en día un 146% por encima de los valores vistos en  Enero de 2012.

Dentro de este  ETF podemos encontrar como mayor ponderación a acciones como Barrick Gold Corp, NewmontMining, Goldcorp, entre otras. Sin ir más lejos, la peruana Buenaventura (BVN) ha alcanzado una suba del 283% en lo que va del año en dólares.  El dato más relevante detrás de esta suba es que, aquellos que tengan un análisis alcista para el metal precioso entonces deberán considerar en las acciones de materias primas como una buena alternativa de inversión no solo para diversificar su portafolio sino también para potenciar el rendimiento ante una continuidad en la recuperación del oro.

Obviamente, la mayor rentabilidad esperada no es gratis y en su contracara encontraremos un mayor riesgo esperado, debiendo saber que la volatilidad de estas acciones es elevada.

La pregunta que se dispara a partir de esta introducción es: ¿Qué esperar para el oro?

En este sentido vemos que el metal ha recuperado cerca del 38.2% de Fibonacci de todo el ajuste iniciado en los 1920 dólares la onza hasta los mínimos de 1045 dólares la onza y justamente  los máximos actuales de 1375-1380 dólares la onza representan una importante resistencia de cara a las próximas semanas para el oro.

Un quiebre por encima de los 1380 dólares la onza será entendido como un dato técnico positivo de cara a las próximas semanas y permitirá especular con una continuidad en la recuperación buscando acceder a valores aún más ambiciosos en torno a los 1480 dólares y 1550-1580 dólares más tarde, accediendo a obstáculos de largo plazo coincidente con el 61.8% de Fibonacci de todo el ajuste iniciado en 1920 dólares la onza.

En las últimas ruedas el oro ha recortado posiciones de corto plazo y si bien las mismas podrán ampliarse, vemos que el metal encuentra soporte de mediano plazo en los mínimos 1250 dólares, siendo la zona de 1180-1170 el nivel de contención clave y desde donde la recuperación deberá ser retomada buscando atacar nuevamente los 1380 dólares la onza. A su vez, ante un ajuste en forma directa debajo de los 1170, las chances de ver una recuperación adicional quedaran comprometidas y pasaremos a alertar nuevas debilidades nuevamente a la zona de mínimos previos de 1045 dólares, al menos.

En la misma línea, consideramos que el quiebre de los 1380 dólares la onza del oro será un buen dato no solo  para el metal sino también para el resto de las compañías mineras y dicho quiebre permitirá especular con avances aún mayores para el GDX y para el resto de las compañías mencionadas.

En definitiva, el oro ha mostrado buenas subas en los primeros meses del año y las compañías mineras se han beneficiado del movimiento y si bien dicha recuperación es positiva, aún es insuficiente para pensar en un piso definitivo para el metal precioso. El quiebre de los 1380 dólares la onza será un buen dato técnico que permitirá especular con avances adicionales de cara a las próximas semanas y meses y ante nuevas debilidades, deberemos vigilar los soportes propuestos en el oro para que luego la recuperación quede reanudada hacia los 1380 nuevamente. Debajo de los soportes críticos mencionados, una continuidad en el ajuste quedara habilitado y vemos nuevas pérdidas no solo para el metal sino también para las empresas mineras. Como conclusión, vemos en el GDX yen las compañías mineras como una buena alternativa para invertir en el oro y ante las chances de que la suba actual continúe para el metal precioso, las acciones de compañías mineras se verán positivamente beneficiadas como una inversión de mediano plazo para los próximos años. Veremos…