Análisis

¿Qué esperan las empresas de la política 2015 en Argentina?

Ya bien sean locales o subsidiarias de capitales internacionales, dueños, directivos, country managers y CEOs tiene más de una incógnita en la cabeza respecto a lo que pueda depararle la política argentina en el electoral 2015.

Por supuesto que el ítem principal es quién será el próximo presidente y esto genera muchas consultas sobre las encuestas electorales y análisis políticos. Desde un simple ¿cómo la ves?, pasando por ¿y, quién gana en octubre?, hasta el ¿qué va a pasar con el próximo gobierno? (por suerte como país, ya no suena el ¿llega a octubre?); las preguntas se suceden evidenciando el interés sobre el rumbo económico y cuánto pueden cambiar las reglas de juego a partir de diciembre próximo.

Pero a no engañarse, no es sólo una cuestión de empresas, inversiones y rentabilidades; lo que le suceda a las compañías tendrá un correlato en puestos de trabajo, pago de impuestos y por qué no crecimiento del país. Esto equivale a una sensación de estabilidad para empleadores, empleados y autónomos. No se trata simplemente de corroborar si una empresa o sector tiene más o menos sintonía con tal o cual candidato, o si las estrategias de relacionamiento están siendo acertadas. Se trata de alcanzar el pronóstico más cercano al final real para proyectar el negocio en consecuencia.

Datos de la consultora Carlos Fara & Asociados dan cuenta de una tendencia que se mantiene desde hace varios meses: el porcentaje de la opinión pública que quiere un cambio por sobre el que prefiere continuidad de las políticas de la gestión de Cristina Kirchner es de 60-40. Esto, a pesar de haber repuntado la Presidenta su imagen positiva tras la muerte del fiscal Alberto Nisman en enero último, y de estar hoy en el orden del 40%.

Parte de estas políticas que están en el centro del debate tienen que ver con la forma en que Gobierno y Empresas se relacionaron la última década, sobre todo durante los mandatos de CFK. Según datos publicados en el V Estudio de Relación Empresas - Gobierno de Llorente & Cuenca en 2014, el 72% de los empresarios argentinos tiene ninguna o poca confianza en el Gobierno, número que crece al 85,2% cuando se refiere a la confianza en todos los partidos políticos.

El kirchnerismo avanzó en la regulación de cuestiones que hasta el momento no estaban en el foco de la opinión pública ni tampoco de los medios de buena relación con el Gobierno. Como ejemplo vale el programa Precios Cuidados, que es quizá el ícono de una relación que el Gobierno valida desde una intervención estatal sobre la economía a favor de los consumidores, y que para el capital privado es una intromisión casi inaceptable en una economía que busque el desarrollo a través de la competencia en el mercado.

Por eso, además de saber si ganará uno de los tres candidatos que lideran las encuestas, si se disparará o no el dólar, y si se logrará bajar la inflación, las empresas esperan sobre todo una cosa de parte de la política en 2015: que ni el Poder Ejecutivo, ni el Legislativo ni el Judicial, hagan muchas olas que convulsionen el clima sindical y social y sumen complicaciones a sus planes de negocio. Si esto sucede, no serán pocas las satisfechas, ya que la lectura generalizada es que el

2015 es un año para hacer la plancha y esperar el cambio de gobierno. Recién con el nuevo presidente y otras reglas de juego, se mostrarán las cartas para volver al ruedo.