Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Pymes: sin una propuesta diferente

Las pequeñas y medianas empresas poseen un gran potencial en cuanto a la reactivación de la economía y la generación de empleo genuino; sin embargo, su situación actual requiere un gran esfuerzo tendiente a promover su recuperación y crecimiento.
Observamos con optimismo el paquete de medidas favorables al sector que se ha aprobado recientemente en el Congreso, aunque cabe preguntarnos si es suficiente para resolver la problemática que hoy padece.
En efecto, la mayoría de las propuestas presentadas se vinculan a temas impositivos, mientras que sólo una brinda acompañamiento en inversión tecnológica y otra plantea la necesidad de crear un consejo de apoyo.
Justamente el problema de las pymes radica en que gran parte de ellas no están incorporadas al sistema formal, por lo que no son sujetos de crédito ni pueden ser alcanzadas por estos beneficios.
En este sentido, el Centro de Estudios Populares, en su trabajo sobre la oferta y la demanda de financiamiento de las pymes bonaerenses, señala que las empresas grandes (2% del sector) se llevan el 47% del crédito bancario; las empresas medianas (21% del sector) el 37%; y las empresas pequeñas, que componen el 72% del sector, toman sólo el 16%.
Por su parte, el Instituto de Investigaciones Administrativas de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNLP informa que en diferentes regiones de Buenos Aires sólo un 17,17% de pymes solicitó y obtuvo crédito bancario; un 4,04% le fue rechazado; y un 76,26% no solicitó crédito. Y agrega que en algunas áreas hay hasta un 35,14% de proyectos parados por falta de financiamiento y que el 85,56% sólo logran financiarse con recursos propios.
De este modo, queda demostrada la falencia del sistema tradicional en cuanto al acompañamiento de las empresas con menor capital. Es por ello que planteamos la necesidad de complementarlo mediante un cambio de enfoque en el modo de financiamiento: apostando a los proyectos y no al patrimonio.
Proponemos la creación de fondos públicos destinados al desarrollo productivo y regional, los cuales serán administrados por la banca pública y concedidos según lo dispuesto por los ministerios de Producción. De este modo, el financiamiento se decidirá en base a los emprendimientos más innovadores y promisorios, en función de sus características y necesidades de amortización e intereses.
Ello producirá un doble efecto positivo: más empresas serán incorporadas al mundo formal, impositivo y bancario, y al mismo tiempo se contribuirá al crecimiento agroindustrial, comercial y de servicios que Argentina necesita para impulsar su economía.
El mundo desarrollado tiene infinidad de ejemplos sobre hechos corren por una vía paralela a las exigencias bancarias. Seguir insistiendo en sistemas que no han dado resultados es continuar alejando a la mayoría de las pymes de su posibilidad de subsistencia.
Por el contrario, generando oportunidades para la concreción de nuevos proyectos, estaremos apuntando a un desarrollo sostenido con inclusión económica y social.