Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Problemas de vieja data en salud: el caso del hospital de Luján

ADOLFO SÁNCHEZ DE LEÓN Secretario de Salud y Desarrollo Humano de Tres de Febrero

0

La decisión del municipio de Luján de restringir las prestaciones de servicios de su hospital exclusivamente a vecinos de la localidad reaviva un viejo problema que se da principalmente en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA).

El AMBA está integrada por la Ciudad de Buenos Aires y los municipios del Conurbano de la provincia y representa el área funcional más grande del país, en donde habita más del 35% de su población y alberga la mayor concentración de recursos de salud. Representa además el mayor desafío de gestión por su enorme complejidad. Por un lado tanto la Nación, la Ciudad, la Provincia y los municipios del conurbano tienen diferentes grados de autoridad administrativa sobre la salud del área, pero por otro la población que allí habita no responde a las divisiones jurisdiccionales a la hora de resolver sus problemas, sino que se moviliza según sus propias expectativas, prioridades y, sobre todo, urgencias.

La población ‘vota con los pies’ y se traslada en busca de los mejores servicios disponibles sin respetar jurisdicciones. Mucha de esta población no tiene una cobertura explícita y por lo tanto no existe el recupero económico de esas prestaciones. Esto produce incentivos negativos para que los municipios mejoren la calidad de atención de sus servicios ya que a mejor servicio ofrecido más población de otras jurisdicciones la utilizarán. O directamente estos municipios establecen esquemas restrictivos para personas que no residen en su jurisdicción.

A su vez existe un malestar en la población que paga sus tasas municipales y quiere recibir servicios de calidad en su jurisdicción y muchas veces no consigue una cama o un turno porque estos servicios se ven desbordados por población de localidades vecinas. Los fondos recibidos por los municipios en calidad de coparticipación muchas veces no compensa el gasto producido. Esta situación genera un dilema político para los intendentes, quienes deben responder ante sus vecinos y votantes por las tasas que estos pagan y por la confianza depositada en las urnas.

La solución no pasa por esquemas restrictivos. Es imposible generar ‘muros’ cuando un transporte público deja a la población de una jurisdicción más cerca de un hospital de otra que uno de su propia ciudad.

Tres problemas son los que se deben atacar principalmente para solucionar esta situación: la falta de coordinación e integración en un sistema más ordenado, la falta de infraestructura adecuada y de recurso humano en muchos municipios y el problema del financiamiento, el ‘quién paga la cuenta’.

Para esto, algunas propuestas podrían ser la conformación de un fondo AMBA Salud, integrado con aportes de la Nación, de la Provincia, de la CABA y de los municipios del conurbano, la creación de la Agencia AMBA Salud integrada por representantes de todos los aportantes y cuya función sería administrar el Fondo, la creación de un Seguro Público para personas sin cobertura y sin capacidad de pago que garantice la atención de las personas en cualquier servicio y la retribución correspondiente al servicio, aumentar la inversión en infraestructura y recursos humanos y finalmente reformar la actual ley de coparticipación en salud de la provincia que tantas distorsiones genera.