Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

¿Por qué no respetamos la seguridad vial y las leyes de tránsito?

Gabriel Mysler Gerente General Ituran

0
¿Por qué no respetamos la seguridad vial y las leyes de tránsito?

Violar las leyes, mentir, o abusar del poder o de la posición dominante para obtener una ventaja, es la decisión que tomamos luego de instintivos ejercicios matemáticos que hacemos, evaluando el costo y el beneficio de cualquier acción.

Por ejemplo, uno piensa: "Si piso más el acelerador, llegaré a tiempo al cine". Es lo que podemos llamar un pensamiento lógico. Se impone el criterio utilitario de llegar antes, pero muchas veces no nos preguntamos lo más importante: "¿Cuál es el riesgo implícito en conducir por encima de la velocidad permitida?".

Cuatro cosas son las que se consideran al evaluar violar las normas:

1- Cuál es el beneficio que obtendré

2- Cuál es el riesgo de ser descubierto

3- Cuál es el castigo si soy atrapado

4- Cuál es la relación entre el castigo y el beneficio

Si entendemos esta simple ecuación matemática, es muy sencillo entender qué sucede y cómo dificultarlo o evitarlo.

Si el Estado no logra que el ciudadano pueda tener clara noción de que la probabilidad de ser atrapado y de que el costo de su falta es mucho mayor al beneficio por incumplir la regla, la ecuación seguirá resolviéndose a favor del incumplimiento.

¿Hay forma de resolverlo?

La tecnología de GPS en los vehículos permite hoy prevenir accidentes y violaciones de leyes, al aumentar las probabilidades de descubrir a quien no las respeta. Es difícil de creer que en pleno siglo 21 necesitemos radares para multar excesos de velocidad y prevenir así desgracias y daños materiales y personales.

Hoy los autos pueden enviar alertas al conductor y a la Policía cuando se exceden las velocidades máximas permitidas en rutas, calles o avenidas. Incluso alertar y multar cuando un auto estaciona en un lugar prohibido, con la tecnología que hay en los autos, en los celulares y en los GPS.

Si todos sabemos que estamos siendo vigilados y muy posiblemente multados, con seguridad meditaremos con más atención lo que hoy parece una simple ecuación matemática.

Es normal oponerse a este tipo de medidas, pero es importante entender que el Estado no limita ni controla las libertades personales. Puedo elegir ir a 100 km por hora en una avenida. Incluso puedo creer que es mi derecho. Pero es potestad del Estado detenerme y castigarme acorde a la ley. Y para eso, IoT es una herramienta fundamental que no solo previene, sino que permite aplicar multas y castigos.

Internet de las Cosas aplicado a los vehículos puede ayudar a crear una sociedad más respetuosa de la ley y a disminuir índices que son escalofriantes: Hay un muerto por hora en accidentes de tránsito.

Si la sociedad se mueve por incentivos, miedos y cálculos de la relación entre el costo y el beneficio, lo que necesitamos es poner a la matemática a trabajar en favor del bien común, a través de IoT.

 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar