PUNTO DE VISTA

¿Para qué conviene usar las reservas?

El Banco Central cuenta (datos al 23 de abril), con u$s 7.,559 millones de reservas brutas. De ellas, u$s 9,058 millones no se pueden tocar, porque son del Tesoro (para su programa financiero). Y u$s 15.726 millones no se "deben" tocar, ya que son el respaldo de los depósitos en dólares que se hacen en los bancos.

Quedan pues, u$s, 47.775 millones de dólares que sí se "podrían" usar. De este total, u$s 17.032 MM no tienen contrapartida en pasivos en dólares. Son las que se definen como "Reservas Netas", y no debería haber la más mínima duda de que podrían ser usadas por el BCRA para defender al peso.

Quedan u$s 30.743 millones de dólares que tienen contrapartida en pasivos en dólares, pero que también "deberían" poder usarse.

Veamos:

1) Al Fondo Monetario Internacional el Banco Central le debe u$s 7283, que le dio para "fortalecimiento de reservas". Es el FMI el que debe autorizar su uso, pero si la decisión fuese "prohibido intervenir en los mercados cambiarios", ¿por qué entonces les dan estos dólares al Tesoro para fortalecer su programa financiero?

2) Hay swaps de yuanes con China (u$s 19.400 millones) y otros (u$s 1046 millones) por un total de u$s 20.446 millones. Obviamente se pueden usar y se pueden ir renovando si fuera necesario. Pero el BCRA debe ir convirtiendo esto en dólares "cash", para que el mercado se dé cuenta que son de "verdad".

3) Entre instituciones financieras internacionales y otras obligaciones, hay u$s 3014 MM, que también podrían llegar a usarse. Son deudas de mediano plazo, que podrían también ir renovándose.

De modo que entre reservas netas (de pasivos en dólares), y reservas que se pueden usar (contrapartida de pasivos en dólares), el BCRA cuenta con u$s 47.775 millones. Ni con u$s 20.000 MM, ni con u$s 30.000 millones. Cuenta con casi u$s 48.000 millones, que podrían convertirse en "libre disponibilidad" si hubiera decisión de hacerlo.

¿Para que convendría usar entonces las reservas?

Para mí, hay un uso principal y otro secundario, en los que debería priorizarse:

a) Para defender al peso, que es nuestra moneda (uso principal).

b) Para defender a los que confiaron en el país, y tienen bonos públicos (uso secundario).

 

La defensa del peso

 

De aquí al 10 de diciembre, los depósitos más proclives a dolarizarse, probablemente no superen los u$s 5000 millones. Pero no podemos descartar dupliquen esa cifra. Si el BCRA transmite la idea de que sólo dispone u$s 10.000 millones para actuar, esos u$s 5000 millones iniciales pueden rápidamente llegar a u$s 10.000 millones, y luego llegar a u$s 15.000. Y como consecuencia, el dólar tendrá una fuerte presión alcista (y puede valer $ 60, o $ 70 hacia fin de año).

Si en cambio, el BCRA transmitiera que cuenta, p.ej. con u$s 30,000 millones para actuar si fuese necesario, hasta es probable que ni los primeros u$s 5,000 millones se terminen de concretar, y el dólar llegará al 10 de diciembre, al valor que el Banco Central quiera (por ejemplo $ 48).

 

La defensa del valor de los bonos

 

No convalidar las probabilidades de default que los mercados asignan a la deuda argentina, también debería ser un objetivo a lograr. El BCRA podría contribuir, por ejemplo con u$s 5000 MM, a crear un Fondo de Recompra de Deuda Pública, que bien puede nutrirse también de fondos de la ANSES, de bancos públicos, y eventualmente de préstamos bancarios externos, a los efectos de comprar bonos públicos, de modo de lograr una baja importante de la tasa de Riesgo País.

Si de los u$s 47.775 millones de dólares que el BCRA tiene, "potencialmente usables", destinara u$s 30.000 millones para defender al peso, y u$s 5000 millones para un fondo destinado a la recompra de deuda pública, la total tranquilidad financiera hasta el 10 de diciembre quedaría asegurada. Y seguramente, terminaría vendiendo menos de u$s 5000 millones (retiro de depositantes), y logrando incluso algún buen ahorro para el Estado (al recomprar deuda a precios relativamente bajos).

El BCRA podría darse "el lujo" de ni pensar en ofrecer para su uso, en tal caso, más de u$s 12000 millones, que quedarían para potencial uso indefinido (en caso entremos en alguna guerra,caída de algún poderoso meteorito, o alguna calamidad completamente inesperada).

El Banco Central debe profundizar lo logrado el 29 de abril. No puede mostrarse timorato en el potencial uso de reservas, ya que el mercado, si lo viera débil, sería mucho más probable que lo fuera a testear. Si se muestra fuerte, ante semejante poder de fuego, el mercado, es altamente probable se quedara tranquilo.

El FMI avaló el comunicado del Banco Central que le permite usar las reservas a su mejor saber y entender, sin límites. No hay que dejar ahora, que en el día a día, estos logros se vayan diluyendo. Mostrar convicción de usar reservas no significa rifar nada. Significa defender a quienes tienen pesos para que puedan vivir tranquilos, y significa decirles a los que compraron bonos argentinos, que no fueron unos tontos en confiar en el país. Que no queremos ser "defaulteadores seriales".

Ya que estamos en épocas de consensos, también cabe pensar que esto pueda consensuarse políticamente, para que las reservas puedan usarse para defender al peso, y subsidiariamente también, para defender el valor de los bonos argentinos.

Tags relacionados