Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Para 2017, la brecha entre la inversión esperada y la real promete ser menor

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico / Twitter @hdegoni

0
Para 2017, la brecha entre la inversión esperada y la real promete ser menor

Cuando Mauricio Macri piensa en los empresarios y en la poca vocación por invertir que mostraron hasta ahora, lo hace desde su experiencia personal. Como analiza un economista que conoce al Presidente desde las épocas en las que acompañaba a su padre en la gestión del Grupo Socma, su forma de ver el tema es distinta a la de los CEOs que deben reportar a un grupo de accionistas, o menos aún, a una casa matriz ubicada a kilómetros de distancia. Para Macri, las inversiones se deciden más con el corazón y con el estómago que con la mente. El problema que tiene el Gobierno es que sus expectativas se forjaron con otros parámetros. La realidad está más cerca de los números que de los sentimientos. De los 80 hasta hoy, los capitanes de la industria se convirtieron en una selecta minoría que mueve poco la aguja.

Macri cree que una inversión es una apuesta que está influidas más por la oportunidad que por una ecuación de ventas. Durante el mini Davos, el Presidente no dejaba de llamar la atención a los locales que sus competidores extranjeros les iban a ganar de mano y que se iban a quedar sin negocios. Lo que pasó, en todos los casos, es que el tiempo de maduración de estos proyectos nunca es menor a 12 0 18 meses desde el momento en que se toma la decisión de ejecutarlo. O sea, está claro que 2016 nunca iba a ser el año de las inversiones.

La buena noticia para el Presidente es que que ese panorama promete ser distinto el año entrante. De los empresarios que participan en La Visión de los Líderes, la revista que acompaña la edición de hoy de El Cronista, dos tercios anticipan que ampliarán su capacidad de producción, aunque la economía no crezca todo lo que espera el Gobierno. Es que los números de a poco empiezan a cerrar. El costo de financiación bajó, y mucho. Le sigue la inflación. Ahora faltan limar otros aspectos del costo argentino. La brecha de expectativas hoy ya es menor.