Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Otra causa que alarma y expone a Cristina Kirchner

Otra causa que alarma y expone a Cristina Kirchner

Recién transcurre el quinto mes del año, pero las causas judiciales contra Cristina Fernández de Kirchner se reproducen sin freno. La más mediática, porque obligó a la ex presidenta a presentarse a declarar ante el juez Bonadio, fue la que investiga las operaciones de dólar futuro autorizadas por el Ejecutivo en el último trimestre de 2015. Fue, y es, también, la menos sustanciosa en lo judicial, más allá de que esta semana Bonadio pueda ponerle a CFK el rótulo de “procesada” en ese expediente.

En cambio, las que conectan a la ex mandataria y el clan Kirchner con Lázaro Báez y las operaciones inmobiliarias realizadas en Santa Cruz son las que mayor alarma generan. Los Sauces, la empresa familiar que dio nombre al hotel lindero a la casa de Cristina en El Calafate, se convirtió en otro expediente pesado a raíz de la denuncia que hace un mes hizo Margarita Stolbizer.

Bonadio le dio pista ayer y, casi en simultáneo, el fiscal Carlos Rívolo decidió imputar a la ex presidenta y a su hijo Máximo por los presuntos delitos de enriquecimiento ilícito y falsificación de documentos públicos.

Se trata de otra causa ligada directamente a los lazos de los Kirchner con Báez, el empresario santacruceño que está detenido en el marco de la denominada “ruta del dinero K”, y que ya se hicieron manifiestos en Hotesur, tal vez el expediente central, ahora en manos de Julián Ercolini, en el que Cristina y Máximo aparecen como responsables de una empresa hotelera que, entre otras cuestiones, alquiló a Báez decenas de habitaciones del Alto Calafate que en realidad nunca fueron ocupadas.

La chapa de enriquecimiento ilícito es la novedad en la nueva causa que altera a los Kirchner. Apenas terminó un tercio de 2016, pero si la vorágine no se detiene y los jueces siguen animándose a llevar a Comodoro Py a sus ex amigos, sus ex funcionarios, e incluso a ella misma, el futuro de la ex presidenta puede complicarse todavía más y, sin fueros que la protejan, una orden de detención en su contra tal vez llegue antes de lo que imaginaba.