Viernes  11 de Mayo de 2018

Oil combustibles: crónica de una quiebra anunciada

Oil combustibles: crónica de una quiebra anunciada

“¿Y? ¿Qué pensás”, preguntó uno.

“Me huele mal. Mejor, dejarla pasar”, respondió el otro.

Caminaban por Hipólito Yrigoyen hacia Bolívar, para cruzar a Plaza de Mayo. Salieron del antaño Ministerio de Bienestar Social por la puerta principal. Habían tenido una reunión con Alberto Abad, todavía, titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP). Ambos, en representación de un trader interesado en Oil Combustibles, la atribulada –y concursada- petrolera de Cristóbal López.

A uno de esos emisarios –de una empresa que no es Trafigura, Prarex ni Lukoil-, le llamó la atención lo férreo que el recaudador había sido en sus exigencias para recuperar la deuda. Ya no los $ 8000 millones verificados en el concurso, sino los $ 21.000 millones –en un pago, cash- que el organismo reclamaba en sede penal. El mercurio de este dealmaker –un abogado fogueado como pocos en la industria energética argentina- no se había expandido. Como si hubiera percibido el clima frío, de desinterés, que hubo en la reunión. Como si Abad hubiera abordado el tema, sugiriendo que no había una intención real de salvar el activo, con la facilitación del ingreso de un nuevo -y legítimo- inversor.

“Tenés razón: es un negoción. Una clásica operación de distress, como decís. Pero no va andar: esto, acá, es política”. Ignacio Rosner recibió la frase como un mazazo. La oyó en uno de sus últimos –sino el último- contacto directo con la Casa Rosada. Desde entonces, al ex Newman, ex Socma y ex Clarín no volvieron a atenderle los llamados en ningún despacho de Balcarce 50. Tampoco volvió a recibirlo Abad, que –al principio- se mostró permeable a sus propuestas y, de una noche a una mañana, cambió su postura. Inflexible: paguen. Todo, de una. Lukoil –el inversor estratégico con el que Rosner estaba negociando- solicitó dos entrevistas con el Presidente. Se las rechazaron ambas.

Las reuniones –en la AFIP y en la Rosada- fueron en la misma semana de enero. Pocos días después, mientras pasaba un par de días en Punta del Este, Rosner sufrió el accidente cerebro-vascular que lo tuvo nueve días en terapia intensiva y le costó la visión de su ojo derecho.

“Si perdemos las estaciones, perdemos todo”. A esa altura, más que una advertencia, era un ruego. Desesperaba Santiago Dellatorre –socio de Rosner en Ceibo- por mantener abastecida la red de Oil. La falta de fondos –la AFIP tenía embargados $ 600 millones, el 100% de lo que la compañía tenía depositado en los bancos- había impedido el pago de materia prima para la refinería de San Lorenzo. Vedado el acceso al sistema financiero, la compañía no tenía posibilidad alguna de comprar crudo. Por ello, a fines de febrero, la refinería había suspendido su actividad por primera vez en sus 80 años de existencia. La caja de Oil no llegaba a cubrir sus costos mensuales: $ 56 millones. Ya había acumulado un pasivo posconcursal de $ 2000 millones. La compañía necesitaba, con urgencia vital, conseguir productos para que los estacioneros no den por rescindida la relación comercial. YPF. Pampa. Lukoil. Trafigura. Los players con los que se negoció. Distintas causas hicieron que las propuestas naufragaran. La mayoría, por marchas atrás o dilaciones en los pedidos de autorización hechos al juez comercial y al trío de co-administradores que el magistrado designó en la compañía. Había sido opaca –cuanto menos- la forma en la que Rosner y Dellatorre aterrizaron en Indalo. También lo fue cómo se manejaron, al timón de un holding en el que la anarquía financiera y la desprolijidad administrativa parecían ser la única norma. No aprobada la transferencia en instancia penal, se abrió, incluso, una investigación para determinar si, acaso, no era una venta fraudulenta, una de las más pesadas cuentas de un collar de plomo enhebrado con reveses judiciales, en primera instancia, segunda e, incluso, la Corte Suprema. Menudo favor a ese intento de despegarse de la “leyenda negra” de López –Rosner dixit- les hizo el propio Cristóbal, reivindicándose como legítimo dueño del holding en su paréntesis de libertad.

El final fue previsible: las cartas documento en las que los estacioneros daban por rescindida la relación contractual empezaron a caer, una sobre otra, en irreversible efecto dominó. El juez decidió que la intervención sea plena y, con López recargado, Rosner dio un paso al costado.

“¿Qué pensás?”, le preguntó Rosner, ya vencido, a un conocido.

“Que Abad tiene un jefe. Y, si ese jefe hubiese querido lo contrario, se lo habría hecho saber”, le contestó.

“Sí…”, replicó, en voz baja. Bajó la cabeza, asintiendo. Minutos después, mandaba redactar el comunicado en el que anunciaba su alejamiento del peor negocio de su vida, ese que también pudo haber sido el mejor. “Yo quiero hacer negocios; no me interesa la política”, se defendía, ante la sospecha de que nada pudiera hacer revertir la decisión que, sospechaba, ya había sido tomada en el primer piso de la Casa Rosada: mandar a Oil a la quiebra y convertir a López en caso testigo de que, en materia de corrupción, quien las hace, las paga.

Lo que siguió es historia reciente: Javier Cosentino, el juez comercial que aceptó el concurso preventivo a inicios de febrero, abrió el proceso de cram-down, a pedido de los interventores, que afirmaron que era en vano dejar que siguieran corriendo los plazos. El llamado a salvataje fue, casi, un formalismo burocrático, con el cual cumplir antes de declarar, definitivamente, la quiebra. Se inscribieron sólo dos interesados: Prarex y Trafigura. La primera, desestimada por no cumplir requisitos. La segunda, con una propuesta más sólida. Pero la inflexibilidad de la AFIP en cuanto a cómo cobrar su deuda -$ 2000 millones posconcursales cash y los $ 8000 restantes en 12 cuotas mensuales- hizo que, para la holandesa, el negocio resultara inviable.

“Resuelve: 1. Declarar en quiebra a Oil Combustibles”, se lee en el escrito de Cosentino. Lo firmó en la mañana del viernes 11 de mayo de 2018.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,400058,000062,7500
DÓLAR BLUE-0,358468,500069,5000
DÓLAR CDO C/LIQ-1,7220-75,4032
EURO0,048566,264066,3046
REAL-0,367914,403014,4084
BITCOIN-1,42127.227,30007.236,2000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS-2,845042,6875
C.MONEY PRIV 1RA 1D-1,818254,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D-1,785755,0000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000045,5000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-6,2500165,00176,00
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,951,95
DISC USD NY0,000081,5081,50
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-4,811036.409,0700
BOVESPA-0,4700110.977,2300
DOW JONES-0,100027.909,6000
S&P 500 INDEX-0,10943.135,9600
NASDAQ-0,07008.621,8270
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO0,3344330,7853329,6829
TRIGO CHICAGO0,5639196,5789195,4765
MAIZ CHICAGO-0,5468143,2029143,9903
SOJA ROSARIO0,0000251,0000251,0000
PETROLEO BRENT0,233564,400064,2500
PETROLEO WTI0,508359,320059,0200
ORO0,28781.463,50001.459,3000