Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Nuevo vaciamiento de los ahorros jubilatorios

En 1993 por ley del Congreso y a instancias del gobierno de Carlos Menem, los trabajadores activos se vieron obligados a optar entre seguir aportando al existente (y ya quebrado en aquél entonces) sistema de reparto para jubilarse o ahorrar en cuentas de capitalización individual que serían administradas por las AFJP.

Unos 15 años después, en 2008, el gobierno de Cristina Kirchner decidió eliminar el sistema de AFJP, quedarse con los ahorros de la gente (desde 2007 llamado FGS -Fondo de Garantía de Sustentabilidad-) y reimplantar el sistema de reparto para todos y todas. Si CFK hubiera querido sólo eliminar las AFJP pero no robar los ahorros jubilatorios, hubiera deshecho el FGS devolviéndole a cada activo lo que había ahorrado desde 1993 hasta 2008. CFK comenzaba hace 8 años una virtual confiscación de los ahorros previsionales de los que habían optado por un sistema privado de capitalización en 1993.

El presidente Mauricio Macri, con el proyecto de ley que impulsa en el Congreso, se apresta a financiar el pago retroactivo a jubilados (sentencias firmes y/o casi firmes) por $ 75.000 millones parte con lo que recaude del blanqueo y parte con la renta del FGS que, al 10% sobre $ 750.000 millones de stock da, justamente, $ 75.000 millones al año (1% del PBI). El aumento permanente a jubilados (para parar el taxi en contra de los juicios por mala liquidación de los haberes) que cuesta cerca de $ 80.000 millones anuales se podría financiar con la renta del FGS y algo más.

Lo que tenemos aquí entonces es un aumento del gasto público (el retroactivo por única vez y el permanente) y un aumento del déficit fiscal por idéntico monto con una novedad: el proyecto de ley que impulsa Macri en el Congreso le tiene reservada una fuente específica de financiamiento que es la renta del FGS. El problema es que la renta del FGS por $ 75.000 millones (1% del PBI) ya estaba financiando antes parte del déficit fiscal existente, así que ahora aparece el síndrome de la frazada corta ¿con que se va a financiar la parte del déficit que queda sin fuente de financiamiento porque la renta del FGS pasa a tener como asignación específica financiar el nuevo aumento a jubilados?

Que el Gobierno pretenda en su proyecto en el Congreso que el porcentaje de bonos + letras del BCRA pase del 50% al 80% del FGS son $ 225.000M= u$s 15.000M=3% del PBI de mayor financiamiento que el ANSES le podría proveer a ese déficit que queda sin financiamiento porque la renta del FGS de 1% del PBI pasa a tener como asignación específica el financiamiento del aumento permanente a jubilados.

Pero si el 80% del FGS son bonos del gobierno que el FGS acumuló para financiar los déficits fiscales del gobierno, siendo el Estado un defaulteador serial, queda claro que, conceptualmente, Cambiemos podría estar terminando de perpetrar el robo de los fondos jubilatorios que el kirchnerismo comenzó en 2008 cuando eliminó las AFJP y reestatizó los fondos previsionales de capitalización.

Si el Gobierno quisiera ser justo con los actuales activos, dueños del FGS (son pocos todavía los jubilados del viejo sistema de capitalización), como dice que será con los pasivos actuales a los cuales les pagará el retroactivo y el aumento hacia adelante, que disuelva el FGS y lo devuelva en cuotas partes a los que aportaron más de una década en las AFJP.

O sino, dado que los argentinos somos tan partidarios de la solidaridad, que se use el FGS con fines anticíclicos depositándolo en Groenlandia, bien lejos de nuestras manos. Pero no, el Gobierno de Cambiemos mantiene lo que hizo Cristina en 2008 y aumenta en 60% (de 50% a 80%) el porcentaje de bonos que el FGS puede tener, terminando del perpetrar el hurto.
Nuevamente la gente robada por la corporación política. Ahora es Cambiemos. Antes CK. Antes Duhalde. Antes otros.

Finalmente, ante un nuevo aumento del gasto público que es absolutamente inflexible a la baja, como una suba de jubilaciones, es importante advertir que hoy el sistema de reparto está quebrado. Necesita de 82% móvil/22% de aportes personales y contribuciones patronales con fines previsionales, igual a casi 4 activos por cada jubilado para que no quiebre.

Sin embargo, tiene 13 millones de activos en blanco 6.5 millones de jubilados, igual a 2 activos por cada jubilado, o sea, el 50%, la mitad de lo necesario. Entonces, o se paga la mitad del 82%, o sea el 41% móvil o se duplica la cantidad de aportantes pasando de 13 millones a 26 millones, lo cual es materialmente imposible porque la PEA (el continente de los supuestos 26 millones de aportantes) es el 45% de toda la población argentina de 42 millones, cuenta que da 19 millones, menor a los 26 millones "necesarios".

Debido a este quebranto, se necesita del 15% de coparticipación (que ahora dejará de ir al SSS e irá a las Provincias) y otros impuestos para que cierre financieramente. Sigamos defendiendo los privados la idea estúpida que nos meten en la cabeza desde la política de que "no se puede ajustar por los costos sociales que tiene". Así perdemos nuestros ahorros, el trabajo, nuestras jubilaciones para enriquecer a una impresentable clase política. El aumento permanente a jubilados debería pagarse con baja permanente de cualquier otro gasto público. Basta.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar