Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Negocios sustentables y acción colectiva: fórmula del capitalismo del futuro

Estamos viviendo momentos importantes e interesantes hoy: el mundo está cambiando radicalmente y de manera acelerada. Por un lado hay un despertar del ‘consumidor responsable’, que sabe que los recursos no son ilimitados y frente a eso elige aquellas empresas y marcas que tienen en cuenta a la sustentabilidad a la hora de producir y ofrecer sus productos. Al mismo tiempo hay millones de personas que pasan hambre y otros tantos con problemas de obesidad, en lo que representa un verdadero desafío de balancear riqueza y equidad.

Todo esto se da en un marco de cambio climático acelerado, que al tiempo que genera grandes inundaciones en una región, produce terribles sequías en otra, impactando económicamente a vastas regiones de nuestro planeta con costosísimas pérdidas. Mientras tanto la población sigue creciendo y en los próximos 30 años habrá 2500 millones de personas más, poniendo en jaque la disponibilidad de alimentos.

Frente a este escenario hay dos vías principales de acción: por un lado tenemos que adaptarnos nosotros, las personas, generando un cambio radical en la forma que tenemos de consumir, porque ponemos en riesgo la disponibilidad de los recursos naturales y su distribución equitativa. Y por otro lado, debemos adaptarnos desde las empresas a una nueva forma de hacer negocios: el capitalismo debe adaptarse, revisar sus bases e ir hacia un esquema más abierto y constructivo.

De a poco las empresas van tomando un rol más relevante en términos de sustentabilidad. Vemos por ejemplo la COP 21 (Conferencia Internacional sobre Cambio Climático) celebrada en diciembre de 2015 en París, con una fuerte presencia del ámbito empresarial tomando compromisos de cara a un futuro más sustentable. También en enero de este año en Davos, vimos a Paul Polman, CEO de Unilever y Mark Malloch-Brown, ex Vicesecretario General de las Naciones Unidas, fundar la ‘Comisión Global de Negocios y Desarrollo Sustentable’, reuniendo a líderes internacionales del ámbito empresarial, involucrándose en los Objetivos de Desarrollo Sustentable (ODS).

La Comisión Global de Negocios Sustentables presentará en menos de un año un informe que incluirá nuevos modelos financieros y de negocios, como así también oportunidades de mercado para las compañías que inviertan en iniciativas sustentables. Pero nada de esto prosperará a largo plazo si no logramos un nuevo capitalismo. ¿Y cómo debe ser este nuevo capitalismo? ¿Cuáles son sus bases? Tenemos que pensar en un capitalismo circular, que crea un ciclo de valor, que transforma cadenas de valor lineales en ciclos de valor dinámicos. Debe, desarrollar sensibilidad y flexibilidad; y mostrar resiliencia frente a las adversidades; debe cultivar la creatividad y mostrar un crecimiento inteligente que permita tanto crecimiento local y global.

El nuevo capitalismo está emergiendo de la mano de una nueva forma de hacer negocios tomando en cuenta la sustentabilidad como eje, y gracias a la creciente acción colectiva, que involucra no sólo a las empresas, sino también a los gobiernos y a la sociedad en todo su conjunto. La colaboración, la innovación y el trabajo articulado de las personas, junto a los organismos públicos y privados son imprescindibles para lograr un futuro mejor. Nunca hubo un momento mejor para crear un futuro sustentable.