Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Nadie quiere pagar el ajuste de un país poco competitivo en un mundo pobre

Imagen de HORACIO RIGGI

HORACIO RIGGI Editor de Economía y Negocios

4
Nadie quiere pagar el ajuste de un país poco competitivo en un mundo pobre

El kirchnerismo no solo dejó la ‘negociación’ con los buitres –una pelea que se perdió hace años– para que la resuelva el nuevo Gobierno. El cepo y el tipo de cambio atrasado, sumado a la crisis internacional de las commodities, hacían inevitable un ajuste. La pregunta, en todo caso, era quién lo pagaba. El campo, con una devaluación menor a la esperada, pero devaluación al fin, más el quite de algunas retenciones; las multinacionales pudiendo enviar sus remesas a sus casas matrices; las empresas de servicios públicos con tarifas aumentadas; los importadores con zona liberada y los formadores de precios ‘acomodando’ una parte los valores al mercado y otra al ritmo del sálvense quién pueda, no parecen ser los ajustados. Los trabajadores, en cambio, hasta ahora recibieron solo promesas.


Los gremios parecen estar estudiando a Macri. El Gobierno promete que llega rán inversiones y que las mismas apuntalarán la economía, y por ende el crecimiento. Si todo sale como dice el Gobierno, inversiones más endeudamiento serán las bases económicas de lo que se viene y las que podrán sostener el empleo y los gastos del Estado.


Pero hay algo que no cierra. Si las paritarias recompondrán el poder adquisitivo de los trabajadores y las empresas seguirán aumentando los precios, todo indica que los costos seguirán en alza. Es decir, mayores costos menor competitividad. En este contexto, el dólar es barato porque la que está cara es la Argentina. Una Argentina poco competitiva inmersa en un mundo empobrecido, con los países centrales con serias crisis de deuda, y con los precios de las commodities deprimidos, pero no tanto como para tocar el piso. Hay más: Brasil, el principal socio comercial de la Argentina está en recesión y China crece menos de lo esperado. En el medio de este alarmante panorama, los sindicatos no quieren ser el jamón del medio, pero en esta instancia da la sensación que si el ajuste no llega por el lado de los trabajadores, el endeudamiento será para Macri, lo que fue la soja para Cristina. En economía, todo se paga, la historia es quién.

Más notas de tu interés

Comentarios4
Están Espiándote
Están Espiándote 11/02/2016 12:41:58

CHE Gorila, no se puede evitar tener una derecha, ni aquí ni en ningún país, pero por lo menos uno desearía NO TENER UNA DERECHA RA.S.TR.ERA, PARÁSITO-RENTISTA- HEREDERA (Ej.: porteño-parásito-compra-vende-dólares-pide-devaluación) COMO EN LA ARGENTINA

Pablo Garcia
Pablo Garcia 10/02/2016 04:16:31

La pelea con los buitres nunca se perdió, viendo que el gobierno no pensaba ceder a pesar de maniobras increíbles como el secuestro de la fragata libertad y el default selectivo de Griesa, se la jugaron a esperar el cambio de gobierno y les salió redondo.

Mafalda Davicco
Mafalda Davicco 10/02/2016 10:50:58

buena colunma. Dificil de leer algo medido y racional en estas epocas de euforia popular macrista.

Jorge Dago
Jorge Dago 10/02/2016 10:28:57

Clarísimo análisis de una realidad que la mayoría de los Argentinos prefieren no ver.