Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Millennials, inclusión financiera y la revolución silenciosa de Sturzenegger

Millennials, inclusión financiera y la revolución silenciosa de Sturzenegger

La reconversión de varios sectores de la economía que propone el Gobierno parece haber comenzado, hace tiempo ya, en el rubro bancario, pero los alcances de la "revolución" podría llegar, con el tiempo, a sectores no bancarizados. La aplicación de última tecnología para las transacciones, sumado a la exigencia de un público donde destacan los "millennials", es decir, aquellas personas que han nacido entre 1980 y el año 2000 y para quienes las herramientas tecnológicas forman parte de su relación con las empresas que les proveen servicios, parecen haber transformado el proceso para analizar y tomar una decisión, ya sea de consumo, ahorro o inversión. Estos "nuevos clientes" serán el 50% de la población mundial en el 2020.

Según los especialistas, el debate recién comienza pero es claro que el impacto de la tecnología no ha sido ni será gratuito. La combinación de Internet, aplicaciones móviles, monederos virtuales, pagos remotos y créditos online, son elementos que han captado progresivamente la preferencia de las personas. Nada que sorprenda.

Las sucursales nunca fueron lugares donde los clientes desearan concurrir. En muchos casos, son sinónimos de esperas prolongadas y frustraciones.

Entre los bancos argentinos circulan algunas cifras que ya evidencian un cambio de tendencia. Siete de cada diez personas visitan como mucho una vez al mes las sucursales bancarias y el sector se encuentra entre los que los clientes miran con mayor atención y le exigen el "salto" tecnológico.

Según la Asociación de Marketing Bancario Argentino (AMBA), unos 3 millones de argentinos ya controlan sus cuentas bancarias, realizan pagos y transferencias, a través de las aplicaciones que los bancos públicos y privados ofrecen para los teléfonos celulares.

Pero hay un dato que es revelador: los usuarios de Mobile Banking aumentaron este año 100 por ciento con respecto a 2015 para llegar a esos 3 millones de personas. Es decir que la tasa de crecimiento es exponencial.

Eso sí: la informalidad en la economía parece ser el enemigo a vencer. De acuerdo con números del ministerio de Producción, que conduce Francisco Cabrera, la población económicamente activa de la Argentina es de 19 millones de personas, de las cuales sólo 6 millones trabajan en el sector privado, de manera formal, mientras que otros cuatro millones de argentinos se desempeñan en algún grado del espectro estatal (nacional, provincial o municipal); cinco millones son informales; y 3,5 millones son cuentapropistas; además de los desocupados, que son 1.300.000.

Eso significa que el 22,2 por ciento de la población activa formal ya utiliza aplicaciones móviles de bancos, por lo que las entidades tienen un largo camino por recorrer aún para incorporar a sus clientes a las nuevas tendencias.

"Los bancos están comenzando a tener una estrategia digital cada vez más clara para acercarse a los nuevos clientes, hay que interpretar la actitud de los millennials y ofrecerles los servicios que ellos demandan", sostiene Raúl Zarif, especialista en banca digital y creador de "SOS Móvil", la única billetera electrónica que funciona en el país y que ha sido reconocida por la Secretaría Pyme como caso de éxito. SOS Móvil, cuya tecnología podría ser utilizada también por bancos, es una aplicación gratuita e independiente que puede bajarse sin costo desde Google Play o el App Store, desarrollada por un equipo de I+D. Sirve para hacer transferencias, pagos de facturas y recargas de celulares, pero además servirá para pagar el supermercado, los viajes en taxi y Uber, y hasta el estacionamiento medido. Todo se maneja a través del celular y no hay costos ocultos. Pero lo más importante es que no es necesario ser cliente de un banco para poder utilizarlo.

"La tecnología posibilita nuevos modelos de negocios para los servicios financieros y está en manos de una nueva generación de empresas. Los bancos tenemos que adaptarnos y por esa razón gran parte de los esfuerzos están destinados a la incorporación de la tecnología", señalaron desde una entidad financiera de capitales nacionales.

Uno de los más populares servicios financieros en la actualidad son los préstamos entre personas a través de plataformas en internet. Ya hay más de 3,000 empresas en más de 70 países en todo el mundo. Conectan a los solicitantes de créditos con aquellas personas que tiene la capacidad de financiarlos en mejores condiciones que los bancos. Ambos ganan ya que mientras uno paga menos que en el banco (o accede cuando los bancos no les dan crédito), el otro obtiene mayor rendimiento por su dinero sin caer en la intermediación financiera. Esa disrupción tomó de sorpresa a los bancos.

Según Alejandro Cosentino, fundador de la plataforma de préstamos entre personas Afluenta (www.afluenta.com) que acaba de ganar el eCommerce Award 2016, la inclusión financiera marcará cada vez más el camino de la tecnología aplicada a las transacciones financieras. "El proceso de transformación de los bancos ya ha comenzado. La cantidad de transacciones realizadas a través de los canales alternativos, incluyendo banca telefónica, banca por internet, cajeros automáticos y terminales de autoservicio, ha crecido de manera impresionante en los últimos diez años. Tal ha sido el crecimiento que muchos se cuestionan en silencio el gasto en sucursales y su valor agregado".

Cosentino, cuya plataforma ya tiene operaciones en México, Colombia y Perú, y viene de superar en junio los 100 millones de pesos en créditos otorgados a través de más de 4200 proyectos en todo el territorio argentino, arriesga una deducción: "Las entidades creyeron que estaban protegidas de la competencia tecnológica por la regulación existente pero súbitamente los nuevos jugadores usaron la tecnología para llegar al mismo lugar haciendo negocios de manera diferentes a lo que hacen los bancos. Podríamos decir que las tecnológicas entraron por la ventana y que las ventanas no fueron diseñadas para que se entre a una casa. Pero entrar por la ventana no está prohibido y lo que no está prohibido está permitido en países donde se respeta el estado de derecho. La tecnología es así cambia la manera en que funcionan los mercados de manera disruptiva", dijo Cosentino.

En resumen, los bancos tienen competencia. Algunos aún no se dieron cuenta de este fenómeno con precisión.

En 2009 había 112.000 sucursales bancarias y desde entonces ya han cerrado un 3% (cerca de 3.500). "Si bien no parece mucho, y hasta podría entenderse como un proceso de redistribución geográfica o de eficiencia operativa, es todo lo contrario. Descubrieron que el nivel de transacciones en promedio en una sucursal física se había reducido un 30% en el mismo período. Eso anticipa un cierre significativo de sucursales. Es el comienzo del fin de la distribución física bancaria tal como la conocemos", sostiene Cosentino.

Desde agosto, y a instancias de la nueva regulación del Banco Central que conduce Federico Sturzenegger, los bancos comenzaron a implementar nuevos sistemas de pago a través de smartphones para agilizar las transferencias electrónicas y reducir costos: la Billetera Móvil, el POS Móvil y el Botón de Pago, forman parte del menú.

"La agenda de inclusión financiera y de bancarización será cada vez más central entre las cosas que hagamos desde el punto de vista regulatorio", dijo Sturzenegger hace unos días, mientras que el vicepresidente de la entidad, Lucas Llach, sostuvo que los bancos "tienen que ofrecer una serie de servicios de pago electrónico mucho más fáciles".

A ello de agregó hace unos días que quienes reciban cheques no tendrán que esperar para ir al banco para poder cobrarlos; como en todos los casos, bastará con hacer el trámite a través del celular.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Dorban Gorgovich
Dorban Gorgovich 14/09/2016 08:23:31

La cuenta esta mal hecha, menciona 19M activos y el desagregado da 19.8M. Mamarracho