Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Michel Temer se prepara para asumir con grandes desafíos en puerta

Imagen de LAURA TÉRMINE

LAURA TÉRMINE Para El Cronista

0
Michel Temer se prepara para asumir con grandes desafíos en puerta

El fuerte aval de la Cámara de Diputados al juicio político contra la presidenta Dilma Rousseff puso en las puertas del palacio de gobierno al vicepresidente Michel Temer, que tendrá la doble tarea de dar legitimidad a su administración frente al escaso respaldo popular que cosecha su figura y ganar la batalla contra la recesión que atraviesa la mayor economía de América latina.

Abogado de 75 años con vasta experiencia en el Congreso y líder del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), una fuerza de amplio poder territorial que se movió siempre por intereses estratégicos más que ideológicos y dio sustento a todos los gobiernos en las últimas dos décadas, Temer quedó a un paso de reemplazar a Dilma gracias al respaldo político que consolidó tras ponerse al frente de las negociaciones con los partidos.

Pero su gobierno nacerá frágil por varios motivos. Primero por no haber accedido al sillón presidencial por el voto popular, ya que en Brasil como en Argentina es el candidato a presidente el que se lleva los laureles. Además, Temer detenta hoy ínfima intención de voto en las encuestas mientras 60% considera que debe ser sometido a un juicio político.

En esa línea, el Partido de los Trabajadores (PT) y sus fuerzas aliadas intentarán avanzar con un impeachment en su contra por ser partícipe de los mismos delitos que se le achacan a Dilma al firmar decretos que permitieron el maquillaje fiscal de las cuentas públicas. Ya hay un pedido de juicio político en danza, aunque será la Corte Suprema quien decidirá si debe avanzar, tras haber sido rechazado por el presidente de Diputados, Eduardo Cunha, aliado de Temer.

Otra sombra que acecha al vicepresidente es la investigación judicial de la trama de coimas en Petrobras. Está sospechado de haberse beneficiado de los sobornos, y Cunha, quien le sigue en la línea sucesoria y podrá ser circunstancialmente presidente cuando Temer esté fuera del país, es reo de la Suprema Corte que lo investiga por las cuentas en Suiza no declaradas abastecidas con ese dinero.

El ascenso de Temer no debería frenar las causas por corrupción que salpican a políticos de casi todos los partidos, y que entusiasman a millones de brasileños con poner fin a un sistema al que acusan de casi todos sus males. Si crece la presión de los magistrados, podría avanzar el ‘Que se vayan todos‘ que se escuchó en las movilizaciones callejeras, y dar lugar a un proceso de elecciones anticipadas.

Temer apuesta a llevar adelante el programa de ajuste que Dilma no consiguió poner en marcha por el enardecido clima político, pero deberá hacerlo con una oposición más dura del PT y los movimientos sociales que prometen permanecer en las calles. Aunque tiene el apoyo del sector industrial y financiero, que busca que se aquieten las aguas para mejorar el clima de negocios.

Entre los nombres que suenan para su gabinete se destacan el del ex presidente del Banco Central (BC) Arminio Fraga, un economista ortodoxo que comandaría la cartera de Hacienda, y José Serra, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), que podría llegar a Salud y sueña con volver a disputar la presidencia por esa fuerza en 2018. Ahora la palabra la tiene el Senado.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar