Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Menor inflación y déficit fiscal, ejes del moderado optimismo de los economistas

Después de atravesar el primer semestre de gestión con pocas estadísticas fiables, el Gobierno logró consolidar un indicador semipúblico que pone un poco más de luz en el horizonte de corto plazo. El Banco Central difundió ayer el resultado del Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), una encuesta que recoge el promedio de 46 proyecciones económicas elaboradas por 25 consultores locales, 12 bancos y 9 analistas extranjeros.

El REM fue instrumentado por primera vez en 2004, cuando Alfonso Prat-Gay tuvo a su cargo el manejo del Banco Central en los primeros meses de gestión de Néstor Kirchner. A diferencia de esa experiencia, los datos requeridos tienen menos amplitud. Se concentran en inflación, tipo de cambio nominal, tasa de política monetaria, nivel de actividad y resultado primario fiscal del sector público.

La necesidad de contar con datos macroeconómicos complementarios también fue recogida por El Cronista, que presentó un indicador de similares características al REM el 25 de junio pasado.

Los analistas reconocen que la inflación nacional seguirá bajando, hasta llegar a 1,6% promedio en diciembre. Pero la variación anual, de 37%, cerrará lejos de la meta. Donde sí creen que Hacienda tendrá éxito es en alcanzar su objetivo de déficit fiscal. Ubican el dólar nominal a fin de año en $ 16,2 y la tasa corta de Lebac en 25,3%. El trago amargo lo reservan para el PBI, ya que estiman que todos los trimestres serán negativos y el año terminará con caída de 1,4%. En ese océano de moderado optimismo, el Gobierno tratará ahora de pescar los datos que le permitan asegurar que la economía tocó piso y que llegó la hora del ansiado rebote del segundo semestre.

Más notas de tu interés

Comentarios1
J.O. Nordeno
J.O. Nordeno 05/07/2016 11:01:24

Soy economista, pero no b***o. A la inflación hay que matarla cuando todavía se puede. No sirve dejarla viva y "domesticada". Trás la próxima "primaverita" (legislativas) se irá todo al carajo. No aprenden más.