Viernes  22 de Septiembre de 2017

Mauricio y Cristina, vidas paralelas: los desafíos, a un mes de las legislativas

Mauricio y Cristina, vidas paralelas: los desafíos, a un mes de las legislativas
Como contracara, se aborrecen pero, a la vez, se necesitan. Sus rostros en público y cómo los muestra la televisión lo dicen todo: la sonrisa de Mauricio Macri hablando del optimismo, la verdad y el futuro y la tensión reflejada en la cara de Cristina Fernández, pregonando calamidades que a veces exceden el rol de un opositor y roza caminos apocalípticos y también queriendo remedar desde la oferta electoral el viejo eslogan de Juan Perón: "los mejores días fueron (son y serán) peronistas".

Así y todo, grieta de por medio, los dos están enganchados al mismo tren de las elecciones de medio término, que llegarán justo dentro de un mes, aunque esta podría ser la última vez que compitan. Efectivamente, el resultado de estas legislativas será un punto de inflexión para ambos y en el caso del Gobierno, podría marcar, en todo caso, el pasaje de la adolescencia a la juventud de la fuerza política gobernante (el PRO devenido en Cambiemos) que si revalida o mejora lo obtenido en las PASO a nivel nacional o aun triunfando ahora en la provincia de Buenos Aires, tendría al menos un año más de aire.

Si al oficialismo suma votos y resuelve la elección con holgura, ese recorrido seguramente lo tendrá asegurado con cierto apoyo negociado con otras fuerzas políticas (los gobernadores del PJ más clásico en primer lugar) que han entendido que, por su enrevesado pensamiento político y por su desgastada conducción unipersonal, el modelo anterior que encarnaba Cristina está agotado desde lo institucional, lo económico y, con pobres al por mayor, sobre todo desde lo social. Para usar una figura muy peronista, si la ex presidenta sale segunda quedaría definitivamente instalada dentro del cementerio, ya que la mayoría de sus ex compañeros ahora hasta descree también de su pertenencia no solo partidaria sino también ideológica y abomina de aquel modelo que antes aplaudía en primera fila.

Si se observan las necesidades electorales de la ex presidenta, es vox populi dentro de su cenáculo que, tras las PASO, hubo caza de brujas en muchos distritos supuestamente leales, muchos de ellos de la Tercera Sección Electoral, en los que las boletas de los candidatos a los concejos deliberantes superaron en cantidad de votos a las de la propia Cristina. Muchos suponen que en estas elecciones, que son las de verdad, la situación crecerá de modo geométrico ya que, de acuerdo al número de bancas ganadas en cada legislatura, si hay mayoría se puede impedir cualquier pedido de remoción de los jefes comunales y que, más allá de las lealtades, esta necesidad instalará como algo más que corriente el llamado voto delivery.

El procedimiento es sencillo y finalmente depende del gusto electoral de cada uno. No se le pregunta nada a nadie, ya que mientras que lleve la boleta de concejales que le interesa al intendente, los punteros de cada municipio hacen los cortes y arman el sobre a gusto de cada votante. Dicen en La Plata que esta variante, que le dio el triunfo a María Eugenia Vidal en 2015, es viable aunque niegan que pueda haber contraprestaciones de obras hacia los alcaldes: "hay votos que no se pueden conquistar, pero nos conformamos con que vayan para otro lado que no sea el de Cristina", confidencian.

El reverso de la medalla es el Gobierno, al que se nota que le falta madurez todavía para ser el distribuidor del juego. ¿Por qué esos rasgos de adolescencia? Porque a veces se planta en el medio campo con mucha prestancia, marca, roba, toca rápido y llega a posiciones ofensivas bien seguido con pases seguros. Así, cautiva y mueve al voto y así ganó las PASO de agosto, aun con la mochila de una economía sin brotes verdes ostensibles. Pero, en otros casos no deja de hacer chiquilinadas, se deja manejar el partido, corre detrás de la pelota como un novato y elige mal el destino de los rechazos, con el riesgo de que le hagan un gol en cualquier momento. A veces, parece que hasta le da vergüenza disputarle la pelota al rival, más preocupado por el qué dirán en la tribuna que por el resultado de su propio juego.

Lo que quizás un psicólogo podría describir como un gran complejo de inferioridad del oficialismo para no ser acusado de pertenecer a la derecha (caracterización que la picardía de la izquierda ha transformado en peyo rativa y la flojedad del Gobierno ha dejado que se convierta en un insulto), ha transformado a los funcionarios en socios de los desaguisados institucionales que han hecho terceros con propósitos eminentemente políticos. Dos ejemplos son muy notorios en estos días, uno de carácter nacional y el otro del PRO capitalino, al fin y al cabo escuelita de dirigentes que portan el mismo ADN.

Enredado en los acontecimientos, como le pasa a un púber con su vida, la usurpación de tierras por parte de una facción beligerante de la comunidad mapuche en el Sur y la toma de los colegios en la Capital Federal, avaladas por difusas asambleas de alumnos y apoyadas por partidos de izquierda, algo más sotto voce por los gremios kirchneristas y logísticamente por algunos padres, no han sido caracterizadas jamás por las autoridades de ninguna de las dos jurisdicciones como una severa violación a los derechos que consagra la Constitución vigente, todos ellos delitos incursos en el Código Penal. En cada caso, quizás haya algunos atenuantes, pero lo cierto es que por inacción o por mala gestión o por mala comunicación o por el conjunto de todas esas cosas los gobernantes no supieron o no quisieron accionar y finalmente no hubo quien se animara a ponerle el cascabel a cada gato, aunque sea mediáticamente.

A la gravedad de lo que sucedió en la zona donde desapareció Santiago Maldonado después de las acciones que llevó a cabo la Gendarmería para despejar una ruta hace más de 50 días, hay que agregarle al manejo más que desprolijo del juez federal Guido Otranto las idas y vueltas del gobierno nacional, que nunca consiguió articular un discurso coherente y se dejó manejar la pelota siempre por el rival. Lo cierto es que el gobierno de los CEOs se apichonó en medio de la crisis y nunca quedó en claro quién era el gerente responsable de su manejo, mientras que del otro lado le coparon el discurso, le hicieron operaciones de todo calibre y dejaron en evidencia su desorientación.

Otro tanto ocurrió en la Capital Federal, donde la ministro de Educación, Soledad Acuña y su equipo jamás salieron a explicar de modo fehaciente y completo de qué se trata la reforma que se va a implementar desde el año próximo en 20 escuelas. Sólo se dejó trascender, como si fuera un globo de ensayo casi culposo, que iba a haber pasantías en empresas durante el quinto año para unir el mundo escolar con el mundo del trabajo. Ese pecado de silencio fue contestado con la toma de los colegios, con delegados que tuvieron que sacar a relucir otros temas porque de este poco y nada sabían. El pecado estatal fue que, por omisión, se alentó el prejuicio de alumnos y padres sobre todo.

Luego, la maledicencia de la política corporizada en el kirchnerismo (la ex presidenta bajó líneas bien claras en Florencio Varela) y en la izquierda le metió en la cabeza a los estudiantes que iban a ser explotados con contratos basura y que todo se trataba de un plan maquiavélico que sería la avanzada de una reforma laboral flexibilizadora. Si desde el gobierno porteño se hubiese explicado a tiempo que se trataba de prácticas formativas para dar cumplimiento a la Ley de Educación otro hubiese sido el cantar: "Las autoridades jurisdiccionales propiciarán la vinculación de las escuelas secundarias con el mundo de la producción y el trabajo", ordena la Ley que fue promulgada por el presidente Néstor Kirchner en 2006.

Con todos estos ingredientes y para tratar de armar un tablero que, tras las elecciones, permita ver algo más claro al menos el año próximo, hay que reparar que la puja MM vs CFK tiene justamente como trasfondo la penetración cultural que ha logrado el proceso kirchnerista en nombre de una solidaridad mal entendida. Esto ha hecho que aún sean millones de argentinos los que creen culturalmente en las bondades de ser un país cerrado y fuera del mundo, en el Estado benefactor y en el consumo interno como motor, pe ro sobre todo en desechar (y odiar por ser instrumentos de la derecha) la oferta y la demanda y las ventajas de poner en movimiento al sector privado para generar empleo a partir de la inversión. Más allá del emparejamiento de dos figuras tan opuestas, sobre estos temas de fondo se votará dentro de un mes.

MONEDAS Compra Venta
DÓLAR B. NACIÓN0,862155,000058,5000
DÓLAR BLUE0,813061,500062,0000
DÓLAR CDO C/LIQ1,4303-69,3964
EURO1,056962,506862,5401
REAL0,138613,793513,8016
BITCOIN-0,184810.246,280010.251,0000
TASAS Varia. Ultimo
BADLAR PRIV. Pr. ARS0,413260,7500
C.MONEY PRIV 1RA 1D1,388973,0000
C.MONEY PRIV 1RA 7D0,675774,5000
LIBOR0,05311,0546
PLAZO FIJO0,000060,0000
PRESTAMO 1RA $ 30D-0,662861,4500
TNA 7 DIAS-0,302846,0900
BONOS Varia. Último Cierre Día Anterior
BODEN 20150,00001.424,501.424,50
BOGAR 20180,00009,829,82
BONAR X0,00001.585,501.585,50
CUPÓN PBI EN DÓLARES (LEY NY)-4,5936135,00141,50
CUPÓN PBI EN PESOS0,00001,701,70
DISC USD NY3,154171,9569,75
GLOBAL 20170,00001.676,001.676,00
BOLSAS Varia. Puntos
MERVAL-2,124030.561,2700
BOVESPA0,5000103.680,4100
DOW JONES-0,160027.076,8200
S&P 500 INDEX-0,05142.997,9600
NASDAQ0,05008.153,5430
FTSE 1000,14007.139,7600
NIKKEI-0,580021.803,9500
COMMODITIES Varia. Último Cierre Día Anterior
SOJA CHICAGO-1,1667326,8353330,6934
TRIGO CHICAGO-1,2788177,2884179,5849
MAIZ CHICAGO-1,9385144,3840147,2382
SOJA ROSARIO0,0000242,0000242,0000
PETROLEO BRENT-5,172465,450069,0200
PETROLEO WTI-4,785459,890062,9000
ORO-0,34601.497,90001.503,1000