Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Mareado por los hechos

DANIEL MUCHNIK Periodista

0

Sin duda que marea conocer los hechos precisos de las causas judiciales pendientes, que tienen de protagonistas a figuras destacadas de las administraciones kirchneristas y a la legión de empresarios amigos. Y hacen perder el equilibrio las debilidades del actual gobierno que corre un poco a ciegas tratando de recomponer lo que se rompió, todo lo que fue negado y abandonado desaprensivamente por los que se fueron. Impresiona cómo los que manejaron el poder se sumergieron hasta tener el agua el cuello con tal de agrandar sus fortunas personales.

Se sabía pero los jueces no querían ver o sólo se preocupaban cansinamente, capítulo tras capítulo, carilla a carilla. Aparentemente el pueblo va atando cabos y no entra en rebeldías desatadas porque ya tenía indicios o los fue guardando hasta que se agigantaron y ahora se muestran, patéticos. Pero es el país el que sufre el ajuste extendido. Que es grave pero, según los expertos, no hay otra manera ‘técnica’ de recomponer la realidad. Lo que sigue faltando, evidentemente, es la estrategia de explicar desde ‘arriba’ y con calma el porqué de tantos golpes al presupuesto familiar. Iluminar, demostrar.

Marean también situaciones incomprensibles en la vida económica de todos los días. Los que no consumen azúcar pero sí usan edulcorantes se valen de líquidos o de tabletas.Los envases de 300 tabletas cuestan $ 70 ( hasta ayer) pero son fabricados fuera del país. Son "confeccionados en la República Checa". ¿Pero cómo, si no es una droga significativa ni secreta?

Sin duda no lo es, es un producto en la periferia comercial de un laboratorio que prefiere pagar la mercadería en dólares en vez de hacerlo aquí en la medida que no encierra ninguna dificultad tecnológica. Gasto inútil, drenaje absurdo para un país donde no sobran dólares en la superficie, en blanco. Donde esos dólares podrían ser mejor aprovechados. Sería absurdo aceptar que, en dólares, el edulcorante es barato porque se parte de un desajuste profundo: el que paga la mercadería gana sueldos en pesos.

Es alarmante que el productor de leche (en cierto momento el 80% de los tambos sufrieron el desastre de la inundación) reciba $ 4 por litro mientras en los supermercados se venda a $ 15 el cartón.

El productor terminará fundido, el industrial galgueando igual que el transportista pero el comerciante con el bolsillo lleno. Lo mismo ocurrió con la devastada economía del valle de Río Negro. Los productores, desesperados, prefirieron tirar toneladas de manzanas y otras frutas porque lo que los mayoristas pagaban no cubría costos elementales. El pan, elemento indispensable en la canasta alimenticia acaba de subir de $ 32 a $ 40 el kilo.

Marea la dependencia de la producción argentina de la economía brasileña, que está en terapia intensiva. El 60% de la elaboración industrial nativa se coloca solamente en Brasil. A diciembre de 2015 todas las manufacturas vendidas a Brasil se desmoronaron de manera generalizada. Según la Unión Industrial el descenso, en general llegó casi al 32%. Hubo sectores que mostraron achicamiento por 37% y otros ( productos químicos y papel y cartón) que oscilaron entre el 12 y el 14%.

Hay grandes expectativas en los planes de Michele Temer y sus ministros y hasta en la reactualización del Mercosur que no se sabía si estaba en terapia intensiva o en el cementerio. Pase lo que pase Brasil requerirá dos años para reponerse, si es que lo que hoy se concrete funcione.
En 13 años de administración kirchnerista no se ganaron nuevos mercados y se ahondó la dependencia con Brasil.

En Cancillería no hubo movimientos en direcciones atrayentes.Y en Comercio fueron lamentables sus oportunidades. El viaje presidencial a Angola se planteó con bombos y platillos. Otra caminata por la demagogia porque la mayoría de los pequeños empresarios que acompañaron al Secretario Guillermo Moreno y a la Presidenta estaban vinculados con las ventas millonarias en La Salada.

No pasó nada con ese desplazamiento salvo cantos oficialistas, lanzamiento de globos en el avión con un cartel que decía ‘Clarín miente’ y regalos que iban y venían entre visitantes y visitados.
No obstante, en su política de expansión por todos los continentes, China se acercó a la Casa Rosada , firmó acuerdos ( que piden ahora revisión) y otorgó respaldo financiero.Más noticias de aquella remota geografía del Pacífico no se conocieron. Entonces Argentina no existía en la consideración mundial. El país mostraba desconfianza en los inversores, arbitrariedades de los funcionarios, altas dosis de corrupción.

Marea todo lo que falta hacer. La importante caída del consumo de casi el 5% en el primer trimestre de este año se explica porque mermó considerablemente el ingreso. En los recientes ocho meses el salario perdió posiciones. El déficit oficial ante el desquicio heredado no se subsana en cuestión de horas, demanda sobriedad en el resto de los indicadores. Mejorar y crear infraestructura indispensable necesitará millonadas imponentes. Ya sabemos: marearse, en estos momentos, no es saludable.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar