Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Mantener a raya el déficit fiscal ayuda a enfrentar la incertidumbre Trump

Los inversores internacionales todavía no están preocupados por la evolución de las cuentas fiscales argentinas. Según el ministro Nicolás Dujovne, en Davos le preguntaron más por el crecimiento que por las posibilidades del Gobierno de cubrir su faltante de caja. Es cierto que su colega Luis Caputo logró adelantar buena parte de las necesidades del año, antes de que el denominado efecto Trump y la anunciada suba de tasas de la Fed encarezcan más el costo financiero para el país.

El préstamo de corto plazo por u$s 6000 millones que le dio un grupo de bancos funcionó como un colchón que le sacó presión a la colocación internacional que se realizó la semana pasada. Los u$s 7000 millones obtenidos a una tasa promedio de 6,4% se convirtieron de ese modo en un resultado razonable, ya que los otros dos tercios de los fondos ofrecidos reclamaban tasas superiores a las que quería convalidar la Argentina.

La mirada de las compañías que tienen planes para la Argentina es menos ansiosa que el promedio, porque sus decisiones no están atadas tanto al comportamiento de un año (las empresas saben que cualquier balance tiene altas y bajas) como a la sustentabilidad del ciclo. En 2017, más allá del crédito de organismos multilaterales y lo que obtenga el Gobierno del mercado, el BCRA le girará al Tesoro u$s 8000 millones (por el equivalente a utilidades y adelantos del Tesoro). Esa cifra es bastante más baja que los u$s 11.000 millones del 2016, y es una buena noticia para el largo plazo, porque implica menos emisión para el Fisco y menos dureza monetaria para retirar ese excedente de pesos.

Si hay posibilidades de que los indicadores de crecimiento estén más cerca de lo que aspira el Ejecutiva que de lo que mira el mercado, es por el mantenimiento de políticas que apuntalan el equilibrio fiscal y reducen la inflación. Aunque a Dujovne no le preguntaron por el déficit fiscal, mantenerlo a raya es la mejor forma de la era de incertidumbre global que abrió Donald Trump.