Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Macri necesita contener precios y expandir la economía 4% para llegar con aire a las elecciones

Imagen de WALTER BROWN

WALTER BROWN Jefe de Redacción

0

Luego de atravesar un 2016 en el que la estanflación fue protagonista, la evolución de las principales variables de la economía marcarán el curso electoral del oficialismo y, con ello, probablemente el destino del proyecto de Cambiemos. Si bien ningún resultado modificará la relación de fuerzas en el Congreso, dada las bancas que cada sector pone en juego; la elección legislativa de medio turno ha resultado en este milenio el mejor termómetro para medir hasta qué punto puede extenderse un proyecto político, salvo hechos excepcionales que puedan revertir la decisión popular expresada en las urnas, como lo fue la muerte de Néstor Kirchner en un 2010 marcado por el repunte de la actividad.

En 2001, el derrumbe del 4,5% en la economía dio pie a la debacle electoral de la Alianza y el posterior final abrupto del gobierno de Fernando de la Rúa. Cuatro años después, un crecimiento del 9,2% fue el disparador de un resultado que dejó en manos del kirchnerismo el manejo del Congreso. Contrariamente, en 2009 registró un duro golpe en la provincia de Buenos Aires, pese a que la lista del Frente Para la Victoria mostraba en fila las candidaturas de Kirchner, Daniel Scioli y Sergio Massa. Por entonces, la economía ni siquiera daba signos de mejora en las cuestionadas mediciones del Indec, que al ser revisadas el año pasado revelaron una caída del 6% en el Producto Bruto. Pero luego sobrevino la muerte del ex presidente y dos años de una fuerte recuperación del PIB con cifras similares a las del pleno apogeo K que le dieron la reelección a Cristina Fernández.

Distinto fue el desenlace de 2013, cuando el crecimiento del 3% fue insuficiente para convencer al electorado y el kirchnerismo cayó en los cinco principales distritos electorales del país, un resultado que ya no pudo revertir en años posteriores, dominados por una elevada inflación y el andar dispar de la economía. Un escenario que se extendió en el primer año de gestión macrista y que supone el principal obstáculo a sortear para su permanencia en el poder más allá de 2019.

Hoy, si pretende no repetir la historia electoral, para el oficialismo es tan importante bajar el nivel de inflación del 1,5% mensual que midieron las consultoras en enero, como que la economía crezca más cerca del 4% que del 2% previsto por los organismos financieros. Con la suba de tarifas y la discusión paritaria por delante, la tarea no será sencilla.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar