Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los tiempos de la economía no alcanzan para cerrar la brecha que abrió el 2016

No cabe duda de que el primer año de gestión de Mauricio Macri fue mucho más complejo y difícil de lo que habían imaginado los hombres que acompañan al Presidente. Hubo correcciones que salieron bien y rápido (la salida del cepo cambiario y el arreglo con los holdouts son los ejemplos más claros), y otras fueron mucho más dificultosas de instrumentar, como el ajuste tarifario, cuyo fuerte correlato inflacionario le puso una vara muy alta a la necesaria normalización de la economía. El 2016 terminó con una caída del PBI cercana a 2,5%, provocada por la recesión industrial, un consumo privado que no se repuso al constante rebote de los precios, un flujo inversor todavía débil, un escaso superávit comercial alimentado por el agro y un Estado al que le costó traccionar la obra pública como elemento dinamizador.

El saldo de una economía que sigue fría todavía se siente en la calle. Tanto el paro de los docentes como el impactante despliegue que hizo ayer la CGT, transmiten el malhumor de los sectores rezagados. Los gremios saben que los indicadores anticipan una recuperación, pero la sensación térmica es otra. El Gobierno se escuda en el optimismo de algunas variables, como la recuperación del empleo privado y la gran perfomance que promete el campo para esta cosecha. Pero la verdad es que no tiene nada para calmar la ansiedad de los que esperan una mejora a corto plazo. La pregunta que desvela a Macri (pero seguramente más a Marcos Peña y Jaime Duran Barba) es cuántos de los que entendieron que las mejoras económicas se cocinan lento están empezando a pasarse a la fila de los impacientes.

Más notas de tu interés

Comentarios2
Orlando Casabonne
Orlando Casabonne 08/03/2017 08:32:17

Los beneficios de la reactivación no se sienten aún en la calle, a los 3 meses de haber comenzado el repunte. Qué profundidad de análisis! Le pagan para escribir semejante banalidad?

Raul Nieto
Raul Nieto 08/03/2017 11:13:30

En la crisis del 2001 y con el inicio de la recuperacion Dr.Ferullo de Tucuman dijo no se si la sociedad esta dispuesta a hacer el esfuerzo para consolidar el cambio A mi entender no esta dispuesta Prefieren la mentira de la inflacion y deficit