Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Los secretos impositivos de los argentinos en EE.UU. serán cada vez menos secretos

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico / Twitter @hdegoni

1
Los secretos impositivos de los argentinos en EE.UU. serán cada vez menos secretos

El Gobierno consiguió un dato que puede potenciar las expectativas sobre el blanqueo de capitales. Si bien desde el sistema financiero sobran los pronósticos que aseguran que este plan tendrá un resultado más que favorable (el último apunta a una exteriorización cercana a los u$s 100.000 millones), lo cierto es que en las últimas semanas se percibía un menor interés de parte de ahorristas e inversores locales. En los bancos la percepción era que aquellos que tienen efectivo en una caja de seguridad o en el colchón, o administran una sociedad no declarada, iban a mantenerse en la informalidad como hasta ahora, porque la presión tributaria argentina a la larga seguirá pesando más que cualquier riesgo tributario.

El anuncio de un acuerdo de intercambio fiscal bilateral con Estados Unidos, comprometido ayer por el secretario del Tesoro Jack Lew, pone otra perspectiva sobre las chances de la AFIP de obtener información de ese origen. Si bien es cierto que el compromiso lo hizo un funcionario que dejará su cargo el año próximo, en EE.UU. las políticas de Estado tienen otro carácter, con lo cual la chance de que el acuerdo se instrumente excede al pronóstico de que gane o no la demócrata Hillary Clinton.

Lew, que en paralelo a su encuentro con Mauricio Macri y el ministro Alfonso Prat-Gay tuvo un contacto con representantes de empresas de su país nucleadas en la Amcham, dejó de manifiesto que en el exterior hay menos ansiedad por los avances en los cambios estructurales. Se mostró más preocupado por sostener un rumbo de reformas con sustentabilidad social, que por completar una etapa determinada en el plazo prometido. Por eso no tuvo problema en manifestar el aval de EE.UU. al plan de sinceramiento fiscal. Porque transmite la idea de que el país tendrá el oxígeno financiero y tributario que necesita. Este paso no implica que las reglas del sistema financiero estadounidense cambiarán. Nada más lejos. Sí es un gesto político que anticipa que la Casa Blanca está dispuesta a mostrar los secretos de los argentinos en su territorio.