Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los países más pobres son los que más refugiados reciben

De acuerdo a estimaciones de la Unión Europea, aproximadamente un millón de migrantes han arribado a su territorio durante el año 2015, constituyéndose en la peor crisis de este carácter desde la segunda guerra mundial. La mayoría de estas migraciones son forzadas como consecuencia de conflictos armados, persecuciones, violaciones masivas de los derechos humanos y pobreza extrema. Este problema, a nivel mundial, se ha ido profundizando.
Según datos de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) la evolución de los desplazados a nivel mundial, que en el 2005 alcanzaba los 37,5 millones, fue creciendo hasta alcanzar, a fines de 2014, los 59,5 millones de personas. El organismo estima que 19,5 millones eran refugiados, 38.2 millones desplazados internos y 1,8 millones solicitantes de asilo.
Posiblemente el caso más dramático sea el de Siria. Se calcula que para fines del 2014 se habían producido 7,6 millones de desplazados internos y 3,88 millones de refugiados. La mayoría han terminado en campos de refugiados y alojamientos improvisados en Jordania, Irak, Líbano y Turquía. En tanto, Afganistán ha expulsado 2,59 millones millones de personas que buscan desesperadamente refugio.
El continente africano también vive su propio drama. En Sudan del Sur, unas 760 mil personas debieron abandonar el país desde que estalló el conflicto en diciembre de 2013, de los cuales las dos terceras partes son niños. La nueva residencia se ubica en los países vecinos, Etiopía, Kenia, Sudán y Uganda. En Somalía, los conflictos han provocado que un millón de personas,(la mitad de ellos, niños), abandonara el país. Se calcula que
La reubicación de los migrantes constituye un problema complejo, pero factible de tener respuesta. El porcentaje de extranjeros respecto a la población total varía, en diversos países, desde valores muy bajos, como es el caso de Japón (1,63%) al de Australia con el 27%. En el caso de la Unión Europea - 28 países con una población superior a los 500 millones de habitantes - los extranjeros residentes alcanzan a 33 millones, lo que equivale al 7% del total.
En un reciente informe la ACNUR destaca que la distribución de refugiados en el mundo es profundamente desigual. Destaca que casi 9 de cada 10 refugiados se encuentran en países que la organización mundial califica de menos desarrollados. Esta circunstancia, necesariamente conduce a una valoración histórica de los hechos. En el caso de la Unión Europea, el generalizado rechazo, con algunas excepciones, a la recepción de migrantes, en ciertos casos con repudiable violencia, pareciera olvidar procesos históricos que lo preceden: La expansión colonial europea durante la cual potencias de la época ocupaban los territorios de los que proceden los migrantes que hoy son rechazados. Se trata de una paradoja histórica que debiera ser responsablemente resuelta.