Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los números de la industria son un regalo para el oficialismo de cara a las elecciones de octubre

La economía argentina continúa en problemas. Sin embargo, a pesar de contar con un déficit creciente, un dólar que sigue siendo el bien más barato, un endeudamiento para tener en cuenta y con una inflación que baja pero que se resiste a ser decente, el oficialismo se da el lujo de mostrar otros números alentadores. El mejor ejemplo es el de la industria.

Ayer la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), divulgó un informe que marca que en agosto la producción industrial creció 4,9% contra el mismo mes del año pasado y que aumentó 1,6% en lo que va del año. Es verdad que 2016 fue un año pésimo para la industria, pero también es verdad que ahora la producción crece.

De acuerdo con el informe, entre enero y agosto, la producción de Minerales no Metálicos subió 8,3% y lidera el ranking sectorial de crecimiento, seguida de la producción siderúrgica con el 5,4%. El sector de Químicos y Plásticos aumentó 3%, al tiempo que la producción Metalmecánica consolida su crecimiento acumulado en los primeros ocho meses del año un avance de 1,8% en la comparación interanual.

Pero los datos divulgados por FIEL no fueron los únicos que inflaron el pecho del Gobierno. También ayer, el economista jefe de la Unión Industrial Argentina (UIA), Diego Coatz, afirmó que la actividad industrial total "crecerá un 4%" en el tercer trimestre del año, y un 2% la actividad de las pymes. Coatz detalló que desde la UIA esperan que estas expectativas de crecimiento "se mantengan los próximos años, logrando salir de la última crisis".

Que la industria muestre buenos números es casi el mejor regalo preelectoral que puede recibir el oficialismo. De hecho, los sectores más industrializados de la provincia de Buenos Aires están radicados en el conurbano bonaerense, lugar donde Cristina Fernández de Kirchner tiene su principal caudal de votos. ¿Que la industria aumente su producción, influye en las elecciones? El sentido común indica que sí, aunque claro está, el número es un promedio.

Tal vez un análisis más detallado transforma el número de crecimiento industrial en una preocupación. Los ejemplos de caída arrancan con despachos de cigarrillos, 0,1%; alimentos y bebidas, 0,3%; industria automotriz, 1,3%; insumos textiles, 1,7%; proceso de petróleo, 2,1%; y producción de papel y celulosa, 3,9%. Todos estos rubros cayeron, todos de alguna forma están vinculados al consumo.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar