Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los latinos pueden salvar a Hillary, que perdió parte del voto negro de Obama

 Uno de sus desafíos para imponerse a su rival republicano Donald Trump es que ese sector de la población rompa el piso histórico y acuda masivamente a las urnas.

Los latinos pueden salvar a Hillary, que perdió parte del voto negro de Obama

Así como Barack Obama movilizó el crucial voto de los negros en sus campañas presidenciales de 2008 y 2012, la candidata demócrata a sucederlo, Hillary Cinton, podría imponerse en una batalla difícil contra su rival republicano Donald Trump si los latinos rompen el piso histórico y acuden masivamente a las urnas.

En Estados Unidos las presidenciales terminan el martes y las cifras del voto adelantado indican que el “efecto Trump” viene impulsando por encima de lo habitual la participación de los hispanos, la primera minoría del país y en crecimiento.

La encuestadora Latino Decisions estimó que sufragarán en esta elección 14,7 millones de hispanos, una cifra récord, aunque poco más de la mitad de los que tienen derecho a voto (27,3 millones). Como hace 8 años votaron unos 11 millones de latinos, de cumplirse las previsiones no habría  dudas sobre la capacidad de movilización que imprimieron en esa comunidad las amenazas de Trump y su retórica ofensiva.

Hillary y el presidente Barack Obama concentraron sus actos en los últimos días en estados donde el voto de ese sector es crucial. En Florida, donde no hay una tendencia definida, el 18% del electorado es latino. En Nevada, otro estado  pendular, un 17% y en Arizona, bastión republicano, un 21%. Fue a esa población que apuntó a seducir el candidato demócrata a la vicepresidencia Tim Kaine cuando brindó en Phoenix el jueves el primer discurso completamente en español en una campaña.

Pero lo que está en juego por estas horas atañe a la mitad de la población hispana. El otro 50% se concentra en estados con tendencia definida: California y Nueva York, bastiones demócratas, y Texas, de color republicano.

En 2012, Obama obtuvo 71% del voto latino, contra un 27% del republicano Mitt Romney. Latino  Decisions le otorga a Hillary 79% contra 18% que cosecharía Trump, aunque otras entidades achican un poco esa diferencia.

Pero si por un lado los latinos tienen el poder de frenar al huracán Trump, la demócrata no pudo heredar el masivo voto negro que favoreció a Obama, y que junto al de los jóvenes y las mujeres podría definir la elección a su favor. Datos preliminares indican que en Florida votó hasta ahora 15% del electorado afroamericano, contra el 25% de hace cuatro años. En Carolina del Norte, otro enclave indefinido, el voto de los negros a Hillary es 16% inferior a 2012, según las mediciones de sufragio anticipado.

Un factor difícil de medir en estas elecciones es cuánto incidirá el rechazo a que una mujer se convierta por primera vez en presidenta de Estados Unidos. Con tres décadas de carrera política, Hillary,  aunque es favorita en la carrera a la Casa Blanca, cosecha en el electorado un rechazo que ronda el 60%, similar al de Trump, exitoso y egocéntrico empresario sin experiencia en el sector público.

Las mujeres representan un quinto del Congreso estadounidense y si se mide su presencia en cargos gubernamentales pasaron de ocupar el puesto 47 a nivel mundial en el año 2000 al 97 actual, según datos de la Unión Interparlamentaria, con sede en Ginebra. Lo que muestra que Estados Unidos no siguió el ritmo que tomaron democracias a lo largo del mundo en materia de equidad.  

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar