Los inversores prefieren la reelección, pero aún no comprometieron su voto

Cuando Mauricio Macri sale al exterior a buscar gestos de apoyo, como le sucedió en su visita a Nueva York, los inversores le preguntan por el plan pero insisten, sobre todo, en saber quién lo va aplicar. Para estos momentos bisagra, el largo plazo se vuelve más relevante que el precio del dólar. Y los ejecutivos saben que no es lo mismo una gestión guiada por un peronista que un gobierno de Cambiemos. Por eso, para satisfacer la ansiedad de Wall Street, Macri reactivó formalmente su plan de reelección, tema que hasta había evitado de manera explícita. Con la misma necesidad a cuestas, Nicolás Dujovne lo reafirmó con un vocabulario más técnico. "El programa de reformas que se inició en 2015 necesita prolongarse por lo menos otros cuatro años para consolidarse y que sus resultados sean bien visibles", remarcó el funcionario.

En el exterior perciben que ningún presidente (de los que aparecen hasta ahora como precandidatos) estará más dispuesto a dar garantías a la inversión externa que Macri. Por eso hay una vocación de expresar apoyo. Lo que todavía no tiene claro la Casa Rosada es si además de pedir continuidad, empresas y fondos estarán dispuestos a dar un voto de confianza más contante y sonante. Ya lo hicieron los gobiernos de los países que conducen el FMI, que aceptaron ampliar y flexibilizar el crédito de junio.

El dólar empezó a ceder pero la inflación está en el pico del año. Empresas y analistas se preguntan, antes de dar su voto, si déficit 0 y emisión 0 son políticamente viables. El punto es que el mundo ya dio un cheque y el Gobierno sabe que no debe hacerse ilusiones de que aparezca otro.Antes de saber si la Argentina tiene destino, aguardará el resultado que en breve rendirá Brasil.

Tags relacionados
Noticias del día