Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Los impuestos distorsionan la distribución del ingreso en Argentina

Los impuestos distorsionan la distribución del ingreso en Argentina

Los impuestos, junto con las tarifas, son herramientas importantes que influyen en la redistribución del ingreso. Afectan a las personas y a las empresas; sin embargo, dejando de lado la inflación no reconocida de todos estos años, en el país existen numerosas distorsiones que provocan que la carga tributaria sea desigual, dejando de respetarse el principio de la capacidad contributiva que se tiene. La última reforma impositiva general ocurrió en la década de los años 90, y en la actualidad se siguen colocando “cubiertas recapadas” para los caminos que hay que transitar como contribuyentes en la economía, sin que aparezca ninguna idea novedosa.

A continuación se detallan algunos casos demostrativos de las inequidades que distorsionan la redistribución del ingreso:

1. Los empleados en relación de dependencia realizan aportes previsionales, calculados sobre los sueldos mensuales brutos de hasta $ 63.995,73. A partir de ese importe no se efectúan retenciones, significando un límite que no tienen los empleados de sueldos más bajos.

2. Dos personas poseen los mismos bienes, pero uno de ellos tiene una deuda bancaria por un préstamo personal y un saldo en descubierto en su cuenta corriente. Sin embargo, el impuesto sobre los Bienes Personales que grava al patrimonio los considera igual a los dos, teniendo que abonar ambos el mismo importe del tributo. Pero las deudas también integran el patrimonio, sin embargo la ley no las tiene en cuenta.

3. El IVA es un impuesto indirecto, porque no grava a las personas sino a las actividades que ellas realizan, y es regresivo porque a todas las alcanza con la misma alícuota, independientemente la capacidad contributiva que tenga cada uno de ellas. A pesar de la sanción de la ley que reintegra $ 300 del impuesto a las compras que realizan los sectores de bajos recursos, no discrimina los bienes consumidos, desvirtuándose de esta forma el fin que tuvo la medida. Actualmente, son 24 los productos que integran la canasta básica de alimentos, muchos de ellos se encuentran alcanzados a la tasa del 10,50% (pan, harina de trigo, papa, batata, legumbres secas, hortalizas, frutas y carnes); otros bienes están gravados a la tasa del 21% (galletitas, arroz, harina de maíz, fideos, azúcar, dulces, huevos, aceite, bebidas edulcoradas y gaseosas sin edulcorar, sal, vinagre, café, té y yerba). Sólo la leche fluida o en polvo, entera o descremada sin aditivos, se encuentra exenta en el IVA.

4. Si se suma lo que dice la Resolución 436/04, del Ministerio de Trabajo, con lo que establece el artículo 133 de la Ley de Contrato de Trabajo, el porcentaje autorizado a retener a los trabajadores de sus sueldos mensuales puede llegar al 55%. El Impuesto a las Ganancias autoriza aplicar hasta la tasa máxima del 35% y por cuestiones previsionales se acepta descontar hasta el 20% del sueldo bruto. Esto así establecido llega a ser confiscatorio. Por otro lado, el Régimen de Retención del Impuesto a las Ganancias no admite la deducción de todos los gastos relacionados con el trabajo, y considera ingresos a muchas indemnizaciones, que en realidad significan verdaderos resarcimientos y no rentas.  

5. Las personas están más afectadas por el cálculo de la retención del Impuesto a las Ganancias en los pagos a proveedores. Si se le paga un honorario a un profesional liberal o a un prestador de servicios, no organizado en forma de empresa, de 100 mil pesos sufre una retención impositiva de $ 25.350. en cambio, si el pago se le efectúa a una empresa que fue la que prestó el servicio el impuesto retenido asciende a solo $ 1.400.

6. El importe máximo autorizado por la ley antievasión (25.345) a abonar en efectivo es de mil pesos, que rige desde el año 2001. Todo pago mayor a ese monto tiene que realizarse en forma bancarizada, sino no tendrá efectos impositivos. De esta forma, se encarece la actividad de los contribuyentes pequeños ya que la bancarización desemboca inevitablemente en el Impuesto al Cheque. Incluso se llega hasta el ridículo, de que el contribuyente no pueda demostrar la veracidad de la operación, ya que no admite prueba en contrario. La penalidad es la impugnación del crédito fiscal del IVA y de la deducción en el Impuesto a las Ganancias del gasto.

7. El Impuesto a los combustibles líquidos contenidos en las compras de Gas Oil puede ser considerado como pago a cuenta del IVA y del Impuesto a las Ganancias únicamente por la actividad agropecuaria. También las empresas de transporte de carga pueden considerar el total abonado por ese tributo como pago a cuenta del IVA. Sin embargo, las demás actividades que consumen el combustible por el desarrollo de sus actividades tienen vedado ese beneficio.       

8. El Impuesto a los Ingresos Brutos provincial, por el Pacto Federal del año 1994, exime a la actividad industrial para las empresas que se encuentran radicadas en cada una de las jurisdicciones. A pesar que el objetivo inicial fue el de eximir a toda la actividad industrial, por ejemplo en la Provincia de Buenos Aires, injustamente existen industrias que aún no tienen su código de actividad incluido en el beneficio. De esta manera se producen inequidades entre las diferentes industrias que se encuentran ubicadas en la jurisdicción. Siguiendo con el mismo tributo, su funcionamiento “en cascada” imposibilita que cada etapa de producción pueda descargar el impuesto de la etapa anterior, lo que produce un incremento de la carga tributaria total y en consecuencia de los costos.

9. El exceso de retenciones de los clientes, de las percepciones de los proveedores y los descuentos por los movimientos bancarios, correspondientes al Impuesto sobre los Ingresos Brutos producen que se inmovilicen saldos a favor que son imposibles de recuperar en el corto y mediano plazo.

10. Últimamente, la AFIP se tomó por costumbre y en algunas normas se encuentra previsto que ante algunos incumplimientos de los contribuyentes, como castigo se los baje de categoría de facturación, pasando de la factura “A” a la “M”. Esto además de producir un mal aspecto comercial, genera la retención del todo el IVA en el momento del pago que sumado al crédito fiscal originado por las compras hace que la actividad económica del contribuyente se haga inviable. Además, vincular la dudosa procedencia de las facturas con la capacidad económica que tiene el que la emite, parece ser una discriminatoria medida.

11. Ganancia Mínima Presunta pronto desaparecerá, en el 2017 para las Pymes y en el 2019 para las demás empresas. Este tributo injusto considera que las empresas tienen una ganancia de acuerdo con el activo que poseen. Lógicamente, de esta manera, desde el año 1998 se castigó a las industrias que poseen mucho activo fijo a pesar de que obtengan menores resultados que las empresas de servicio que en muchos casos sólo tienen un escritorio.

12. El Impuesto a los débitos y créditos (Ley 25.413) no tiene categoría de impuesto autónomo. Significa un adelanto que luego se debería permitir descontar de todos los impuestos. Con la sanción de la ley Pyme, aún sin reglamentar, sólo las empresas más chicas podrán computarlo como pago a cuenta del Impuesto a las Ganancias. Para las demás seguirá siendo un tributo más, que aporta casi el 11% de la recaudación del país y además se coparticipa.

Se podría seguir con el listado de ejemplos, que son demostrativos de las inequidades de nuestro sistema tributario, pero sin dudas esta muestra está significando que en materia de impuestos habría que barajar y dar de nuevo.

Más notas de tu interés

Comentarios3

HAY QUE HACER UN MEJOR ANALISIS Y DEJAR SOLO LOS IMPUESTOS QUE NO TRABAN LA PRODUCCIÓN Y LA COMPETITIVIDAD ARGENTINA

diegobluray B
diegobluray B 16/10/2016 06:24:35

No entendí el punto de los aportes jubilatorios, quiere que el que gane más pague más aportes y luego se jubile igual que otro que con un salario que no superaba el tope?

Teo Pereyra
Teo Pereyra 16/10/2016 12:17:32

Los argentinos desde que nacemos somos esclavos del Estado, de los politicos, de los sindicalistas y de los funcionarios y empleados publicos.