Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Los bolsos de López también obligan a un gesto conciliador del Papa Francisco

Imagen de FERNANDO GONZALEZ

FERNANDO GONZALEZ

Director Periodístico

1
Los bolsos de López también obligan a un gesto conciliador del Papa Francisco

Es tan fuerte el impacto que los bolsos de José López produjeron en el poder que hasta el papa Francisco debió hacer un gesto para despegarse. Esa es la impresión que dejó su estratégica aparición de ayer en el diario La Nación. Bergoglio se sintió obligado a hacer público un elogio moderado a la persona de Mauricio Macri después de comprobar el efecto negativo que tuvo en la Argentina aquel encuentro desangelado de 22 minutos en el Vaticano con el presidente y con su esposa. El contraste entre su rostro serio del 27 de febrero y las sonrisas y regalos que había intercambiado con Cristina y varios de sus colaboradores en las nueve reuniones que les concedió expusieron innecesariamente las simpatías políticas del Pontífice.

Claro que las imágenes de los hijos de Lázaro Báez contando dólares en Puerto Madero y, sobre todo, las de López arrojando bolsos nada más y nada menos que a los jardines de un convento católico cambiaron las prioridades del Papa para su relación con la Argentina. Una cosa es jugar a la política subterránea mostrándose con La Cámpora, con Hebe de Bonafini o negándole una audiencia a Margarita Barrientos y otra muy diferente es situarse demasiado cerca de los símbolos de la corrupción que conmueven a la Argentina de estos días. Aunque no lo dice, Bergoglio sabe que su imagen (superlativa en buena parte del planeta) ha sufrido cierto deterioro en la Argentina.

Tiene muy buenos amigos en el mundo de los encuestadores que le han transmitido esa preocupación pero que jamás darán a conocer esos números. Por eso, es que tiene prácticamente decidido la postergación de su gira por el país en 2017.

Increíblemente para un hombre de tanta experiencia y extraordinaria formación intelectual, al papa Francisco le sigue costando entender la magnitud de los cambios recientes en la Argentina. Mucho ha tenido que ver el bajo nivel de sus interlocutores habituales, que le acercan datos casi siempre equivocados de la realidad nacional. Por eso, su aparición de ayer es un buen augurio para el país atravesado por la recesión y el descalabro económico y social de los últimos años. Sería una enorme bendición que nuestro Papa pueda volver a convertirse en una luminosa prenda de unidad en lugar de extraviarse en el laberinto terrenal de la división entre los argentinos.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Ricardo M. B. Molina
Ricardo M. B. Molina 04/07/2016 07:38:37

Es difícil volver del ridículo.- Además, alguien me puede explicar como puede haber sacerdotes peronistas luego de que le hayan quemado las iglesias, según cuenta la historia?