Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
DÓLAR
/
MERVAL

Lo que viene: la resistencia de los trabajadores

Imagen de JORGE ALTAMIRA

JORGE ALTAMIRA Dirigente del PO

0
Lo que viene: la resistencia de los trabajadores

El saldo más claro de la nueva administración es una carestía anualizada del 50 por ciento. Esto ocurre con una caída del PBI del 2%, tasas de interés de referencia de casi el 40% y ausencia de aumentos salariales, o sea de un derrumbe de la demanda agregada. La Argentina asiste, de nuevo, a una elevada redistribución negativa del ingreso nacional. Asiste, más precisamente, a una fuerte tentativa de recomposición de la rentabilidad del capital por medio de una intervención despótica del Estado (la paradoja del liberalismo). La expectativa oficial de una "inflación núcleo" en retroceso contradice la agenda de nuevos aumentos elevados de tarifas y el reclamo de la industria de un dólar a 20 pesos. El impacto de los tarifazos  sobre los costos de producción deberá tener un efecto duradero sobre los precios.

Para lograr el retorno a los mercados internacionales, la nueva administración ha comenzado por abrir la puerta de salida. De los u$s 5.000 millones aportados por un conjunto de bancos extranjeros al BCRA, ya se han ido unos u$s 3.000 millones en concepto de giros de utilidades o pago de importaciones financiadas; en lista de espera hay unos u$s 20.000 millones. La emisión de deuda que votará el Congreso de la Nación para saldar la sentencia de Griesa a favor de los fondos buitres, implica la aceptación de tasas de interés prohibitivas. En los últimos días, las mayores compañías han aprovechado el levantamiento del “cepo” para pagar deuda vencida, incluidos los intereses, con nueva deuda; también para financiar el cambio de manos  de empresas, por ejemplo Petrobras-Edenor o Fintech-Telecom, o sea una salida de capital. La financiación del déficit fiscal por medio de deuda externa implicaría una tasa de interés fabulosa: 7% en dólares y 30/40% convertida en pesos. La deuda Lebac del BCRA es de $ 500.000 millones, a las tasas conocidas. La opción entre recesión versus hiperinflación ya está instalada en estos números: cuando afloje la tasa, los pesos circulantes buscarán la salida del mercado de cambios. El cumplimiento de los compromisos fraudulentos contraídos en los mercados de futuros de divisas implica una emisión de $110.000 millones. La estrepitosa caída del Merval describe una fuerte salida de capitales.

El supuesto de que el endeudamiento abriría una ruta de inversiones productivas  no tiene fundamento en la economía mundial actual, donde el capital huye de la periferia al centro y de la producción a la especulación financiera. China ha tenido que implementar un banco internacional para infraestructura ante la omisión declarada del Banco Mundial.

La Argentina asiste a los 100 días de un nuevo sistema político. Se trata de un régimen de coalición a la carta con la oposición, incluida la burocracia sindical y gran parte del FpV. A ese régimen político fragmentado aún le queda hacer frente a la resistencia de los trabajadores. Con el desarrollo de la crisis las contradicciones ya evidentes no tardarán en ocupar el centro de la escena. La coalición a la carta debería poner las barbas en remojo. n 3D

 

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar