Liderazgo femenino: el conocimiento como motor del cambio

Acompañando las grandes discusiones de la agenda pública, el debate por el liderarzo femenino en las organizaciones cobra relevancia día a día y produce movimientos, discusiones, contrapuntos que mercen atención. Muchos en el mundo del trabajo nos preguntamos desde posiciones de toma de decisión: ¿Cómo promovemos el cambio hacia la nivelación entre hombres y mujeres en el plano laboral? ¿Cómo aceleramos esa tansformación? ¿Cuáles son las herramientas que podemos utilizar para promover el talento que merece ser promovido?

Para poder producir transformaciones es necesario identificar y visibilizar las problemáticas, para entonces nivelar. Con ese norte, debemos tomar conscienca de que la clave es hacerlo a través del conocimiento, diagnosticando las brechas y trabajando en capacitación y cambio cultural para superarlas. Eliminar las barreras simbólicas es parte también de ese cambio que necesitamos.

Corteva es una  empresa de agrociencia, donde el conocimiento es el valor agregado del negocio. El conocimiento es el motor del cambio. Esa certeza es la que guía nuestras acciones niveladoras: buscamos, partiendo de allí, acortrar las brechas de género.

¿Cómo? Por medio del empoderamiento que produce la capacitación y el conocimiento, por medio de la visibilización de las problemáticas que existen hoy en materia de género en nuestro sector, el agro, por medio de la promoción del talento, por medio de la creación e impulso de políticas y prácticas conscientes de género para el desarrollo nivelador del talento organizacional.  

Ese es el norte que ha impulsado la creación de la RED WIN (Women´s Inclusion Network), una iniciativa que impulsamos a nivel regional como compañía para abordar desde adentro la problemática de género. Nuestro objetivo con este programa es promover el desarrollo de las mujeres y sus carreras en Corteva con el fin de cerrar las brechas de género existentes.

Estos son 5 puntos clave que hemos identificado y que promovemos para acompañar la nivelación.

  • El primero, la capacidad de identificar las barreras simbólicas. Hablar de liderazgo femenino debería dejar de ser un tema: deberíamos hablar de liderazgo a secas, sin ponerle género.
  • Ejercer el liderazgo empatizando.
  • Ejercer el liderazgo visibilizando la necesidad de instrumentar cambios
  • Ejercer el liderazgo promoviendo la transformación.
  • Ejercer el liderazgo aplicando conocimiento a las decisiones y empoderando a los decisores y sus equipos.

Sigamos trbajando para concientizar, empoderar y aumentar la proporción de mujeres en todas las posicioniones de las organizaciones.

Tags relacionados

Más de Columnistas

Compartí tus comentarios