Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Las subas estacionales esquivaron al dólar quieto y al final pegaron más que las tarifas

El Banco Central salió a poner el pecho ante los datos oficiales de la inflación de marzo. Federico Sturzenegger se había ocupado de anticipar que venían tres meses difíciles en materia de precios, pero no imaginaba que además del impacto de los ajustes tarifarios, el rubro alimentos recobraría el ímpetu que transparentó ayer el Indec.

El ente monetario resolvió aplicar una suba de 150 puntos básicos en la tasa de referencia (el primer aumento efectivo desde marzo de 2016), movimiento que sorprendió un poco a los analistas, ya que si bien que esperaban un gesto visible del Central, no imaginaban algo tan contundente.

El banco quiso mostrar que le preocupa el escenario, ya que cada vez le resultará más complejo llegar a la meta de 17% que se trazó para el año. En el directorio interpretaban que el hecho de que el mercado -a través del REM- proyectara una inflación de 21%, estaba ligado a que no creían que el Central fuera capaz de intensificar su política monetaria contractiva en un año electoral.

La decisión de ayer busca neutralizar esa lectura. Para el BCRA, a la economía le hace mejor su independencia de criterio que el potencial impacto sobre el nivel de actividad. Según interpretan sus autoridades, los inversores valoran el respaldo al sistema de metas de inflación que traduce esta suba de tasas. Actuar de otra manera hubiera restado credibilidad tanto para el corto como para el largo plazo.

Dos factores quedaron sobre la mesa para analizar. El primero es que hubo subas fuertes de precios en un contexto de dólar bajo, lo que revela que el anclaje del tipo de cambio no es garantía de nada. El segundo es que el Central aportó liquidez al sistema tras la baja que mostró el IPC en diciembre y enero. Hubo muchos pesos que la economía no absorbió porque el consumo se planchó.

Hacia adelante, la primera semana de abril mostró una inercia fuerte, con alzas cercanas a 1%. La buena noticia es que el rubro alimentos casi no creció. La dinámica general todavía no habilita al optimismo.

Más notas de tu interés

Comentarios1
Alberto Maffei
Alberto Maffei 12/04/2017 09:53:17

Alimentos no acompaña y paremos con los aumentos de tarifas.Pero el Central esta actuando para bajar la inflación y eso está bien..