Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Las razones que unen el tamaño del Estado con el poco empleo en blanco

Imagen de HERNÁN DE GOÑI

HERNÁN DE GOÑI Director Periodístico

4

Conseguir inversiones productivas que generen empleo formal de calidad no es un capricho. Es una necesidad imperiosa para que la Argentina tenga un futuro sustentable. Hoy de cada 100 habitantes, solo 16 tienen un trabajo en blanco. El porcentaje sube a 25 en la Ciudad de Buenos Aires y es de menos de 10% en el noreste. Este dato se complementa con otro factor: en la mayoría de las provincias hay más empleados públicos que privados (con las excepciones de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe), lo que marca el cuál es el desafío más grande a resolver para alcanzar ese objetivo: quebrar la enorme dependencia que la economía tiene hoy del sector público.
En los últimos doce años, el peso del Estado se duplicó: hoy representa 46% del PBI, para lo cual fue necesario llevar la presión tributaria a un nivel récord para poder financiar semejante nivel de gasto. Por esa razón, la discusión entre impuestos y crecimiento está unida por múltiples vasos comunicantes.
En la conferencia anual de la Fundación Mediterránea, varios expositores plantearon con claridad esta paradoja: el Estado ahoga a la actividad privada con su necesidad de cobrar gravámenes excesivos, que destina para subsidiar a las personas que no consiguen trabajo porque las empresas que deberían contratarlas están ahogadas por los impuestos.
Una propuesta para empezar a abordar esta problemática presentada en el ámbito antes mencionado apuntaba a reducir el peso de los aportes y contribuciones patronales, creando el concepto de mínimo no imponible a las cargas sociales. Su autor, Jorge Colina, destaca que paga el mismo porcentaje el que cobra $ 10.000 que quien gana $ 1 millón. No es el único camino, claro, porque también hay que generar cambios educativos que favorezcan la inserción de los jóvenes. Lo imperioso es empezar a poner los problemas en la agenda, y a transitar el debate que permita acercarse a una solución.

Más notas de tu interés

Comentarios4
Raul Nieto
Raul Nieto 13/09/2016 06:32:01

Solo obligando al estado a comunicar por los diarios vacantes en el estado y permitiendo que todo argentino pueda inscribirse y sea por sorteo el ingreso es el unico camino para evitar la discrecionalidad

Raul Nieto
Raul Nieto 13/09/2016 06:26:42

Es solo la escusa de la clase politica. Las vacantes en estado debe ser comunicada por los diarios y todo argentino poder inscribirse y el ingreso por sorteo asi se termina el uso discrecional

Daniel Enzo
Daniel Enzo 13/09/2016 11:26:14

El diagnóstico está... Y si pagan impuestos los ricos??

JOSE   MANUEL LEVY
JOSE MANUEL LEVY 13/09/2016 09:28:17

Es IMPOSIBLE el debate en SISTEMA ----ECONOMÍA ----- y PROCEDIMIENTO ---- POLÍTICA ------ (Iosele)