Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Las inversiones en generación eléctrica fueron insuficientes

Es bien sabido el gran retroceso que afectó negativamente a nuestro sector de hidrocarburos en los últimos años. Baste recordar los siguientes hechos realmente preocupantes: En el año 2003 producíamos 19% más gas que ahora y 33% más de petróleo. Esto refleja el serio retroceso en el nivel de nuestras reservas de hidrocarburos, ya que en el 2003 las reservas de gas eran el doble de las últimas oficialmente informadas, mientras que las de petróleo eran un 12% mayores.

Las cosas no anduvieron mejor en el sector eléctrico. Las pobres inversiones causaron el deterioro en las redes de distribución en el Área Metropolitana, causando así un gran aumento en la duración de los cortes del servicio eléctrico, que se multiplicaron nada menos 6 veces, al pasar de 6 horas de promedio por corte en el 2003 a 33 horas en el 2014. También aumentó considerablemente la cantidad de cortes eléctricos, que se duplicó entre 2003 y 2014. Las cosas no cambiaron el año pasado.

El panorama tampoco es promisorio cuando se presta atención a la pobre evolución registrada por el sector de generación de energía eléctrica, ya que la expansión de la capacidad instalada en generación viene siendo inferior al aumento de la demanda, medida por potencia o por energía. Según las cifras oficiales, que se venían publicando por el entonces Ministerio de Planificación, en el 2015 la capacidad de generación eléctrica había aumentado apenas 37,8% con respecto al parque existente a fines del 2002, mientras que la demanda por potencia (medida en MW) había trepado en esos mismos años nada menos que un 77,6%. El aumento en la capacidad instalada tampoco acompaño el aumento en la generación eléctrica (medida en MWH), ya que esta demanda aumentó un 81,6% entre fines del 2002 y del 2015.

Estas cifras son de actualidad porque el anterior Ministro y hoy Diputado Nacional, a cargo de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, hizo pública una carta, cuando se ausentó del debate parlamentario, afirmando que durante el periodo de su larga gestión se habían instalado "más de 12000 MW de potencia". El caso es que las cifras oficiales publicadas durante su propio mandato no avalan su aseveración, ya que según los registros oficiales a fines del 2002 el parque eléctrico llegaba a 23.616 MW y a fines del 2015 había ascendido a 32.559 MW, es decir un aumento de 8943 MW, o sea un error de cálculo de más de 3000 MW.

Más notas de tu interés

Comentarios0
No hay comentarios. Se el primero en comentar