Contáctenos

A través de este formulario podrá dejarnos sus comentarios, sugerencias o inquietudes.

Dirigido a:

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Reportar Comentario

Estas reportando este comentario a la redacción de El Cronista.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar

Recomendar Nota

A través de este formulario podrá recomendar la noticia que esta leyendo.

Todos los campos son obligatorios.
Cancelar
U$D
/
MERVAL

Las feministas nos jodieron la vida

Imagen de GISELLE RUMEAU

GISELLE RUMEAU Subeditora de Política

13
Las feministas nos jodieron la vida

Hace unos días, una amiga divorciada y usuaria -con más resignación que entusiasmo-  de las aplicaciones para buscar pareja, me contó indignada una situación ridícula que le tocó vivir con su última conquista.

“Los hombres ya ni se bajan del auto. Te pasan a buscar por la puerta de tu casa y cuando salís, te encontrás con una fila de vehículos similares, con vidrios espejados, todos tocando bocina a la vez. Y claro, me subí al auto equivocado”, me dijo con los ojos alborotados, en una charla en la que no faltaron las frases de folletín, con palabras llenas de reclamos y rabia contra los varones de este siglo por su falta de caballerosidad y hombría.

La queja de mi amiga prosiguió con una lista interminable de actitudes masculinas descabelladas que me hizo pensar en el intercambio de roles que se viene dando en los últimos años entre ambos géneros.

Sin dudas, las mujeres hemos duplicado nuestro trabajo por el mismo precio. Somos esposas, amantes, madres, nos hacemos cargo de la casa, trabajamos a la par que un hombre -muchas veces con más brillo- invertimos fortunas o un tiempo precioso en tratamientos de belleza para estar flacas y espléndidas, como lo exige la cultura pre moldeada en la que vivimos. En fin, hacemos un esfuerzo descomunal para cumplir con todos los roles al pie de la letra.

Pero pese a todo eso, pese a nuestra inteligencia y competitividad, las mujeres seguimos ganando en el país hasta un 11% menos que los hombres en el mismo puesto, según una encuesta de la consultora Mercer publicada hoy por El Cronista. Si esa mujer, llega a la cima de una empresa, ganará un 22% menos que su colega masculino.

Podría decir que en algún punto, con su reclamo incesante por la igualdad de género, las feministas nos jodieron la vida. Es probable que varias de ellas hagan fila para saltarme al cuello, lo sé. Quizá suene mejor, o menos dramático, afirmar que fue un error de cálculo: querían igualdad y la tuvimos pero en las cosas equivocadas.

Es cierto que los cambios siempre vienen por el lado menos esperado. Y probablemente, la equivocación del feminismo haya sido no advertirlo.

Porque en medio de esa demanda de igualdad, no nos dimos cuenta de que mientras salíamos gloriosas a ocupar lugares masculinos (está claro que hoy hacemos asados, cambiamos lamparitas y clavamos la sombrilla en la arena mejor que ellos), los varones empezaron a adquirir características femeninas. Mientras nosotras los “avanzábamos”, ellos retrocedían.

Y no se trata sólo de que ya no se bajen a abrir la puerta del auto, o que suceda el milagro de que se levanten para darte el asiento en el colectivo. Lo más penoso es que ellos se apropiaron de conductas que hasta hace poco tiempo eran de nuestra absoluta exclusividad: se volvieron histéricos -en el sentido freudiano de la palabra- comenzaron a mirarse al espejo más que una, a usar nuestras cremas antiarrugas, a depilarse, a ponerse botox, a tomar sol durante horas, a hablar demasiado.

Es por eso que en el día de la mujer, propongo reivindicar la diferencia con varios deseos: que los hombres vuelvan a ser hombres, que deje de existir la violencia de género, que nos cuiden, que nos respeten, que nos den el asiento, que nos ofrezcan su abrigo si tenemos frío, que nos abracen. Eso no habla de debilidad femenina ni tampoco es excusa para que una empresa nos pague menos que a un hombre por igual trabajo. Simplemente somos diferentes y, aunque a veces no lo parezca, los necesitamos.

Más notas de tu interés

Comentarios13
Guillermo Albisu
Guillermo Albisu 12/03/2016 04:17:38

Gisela todo lo que dice es muy cierto. No haga caso de las opiniones anteriores, están equivocadas

11/03/2016 06:55:07

Con este tipo de notas feministas va a conseguir que las mujeres ganes un 20% menos. Claramente el contenido del articulo justifica la diferencia Se valora por productividad

Bernardo Cabrera Y Zárate
Bernardo Cabrera Y Zárate 10/03/2016 12:11:02

El feminismo es una lacra social que destruye las naciones. Baja la natalidad a niveles insostenibles, funde los sistemas de previsión social, y deja a los niños sin padre.

Angel Blanco Quintana
Angel Blanco Quintana 09/03/2016 11:05:59

"los varones empezaron a adquirir características femeninas"Las pelotudeces que hay que leer!Tu pensamiento está anclado en 1850.Sos asquerosamente misógina y machista,Basta de asignar comportamientos a genitales,siempre ponderando al macho.Ignorante!

Héctor Kaufman
Héctor Kaufman 09/03/2016 11:04:39

Es muy mala esta nota. La termine de leer solo porque creí que en algún momento iba a decir algo. Es un chiste.

sebastian comyn
sebastian comyn 09/03/2016 06:40:44

Falta igualar la edad de jubilacion. Por que discriminan a las mujeres jubilandolas 5 a;os antes que a los hombres.

Joaquin Eng
Joaquin Eng 08/03/2016 05:19:15

Yo soy absolutamente anti discriminación. De CUALQUIER tipo. Ahora, estas posturas me matan de la risa: "Yo soy igual y no me tenés que discriminar. Pero me tenés que dar el asiento." Las cosas claras: Las mayores machistas que conozco, son mujeres.

Angela Manolita
Angela Manolita 08/03/2016 03:55:55

Lejos lo peor que he leído

Yesica Yolanda
Yesica Yolanda 08/03/2016 03:38:02

De que habla esta mujer!

Julia O.
Julia O. 08/03/2016 03:21:42

Esta nota es una joda no?

Ver todos los comentarios